Flash Menu

Sanidad

 

Alimentación y salud

Alimentación
Farmacia
Salud
Sanidad

La Tarjeta Sanitaria Europea es imprescindible para acceder a la asistencia sanitaria básica en Europa.

En la última década han aumentado considerablemente las personas que eligen como destino de sus vacaciones países pertenecientes a la Unión Europea o de cualquier otro continente.

Es importante no dejar para el final los aspectos sanitarios. Sobre todo, si se va viajar al extranjero, es necesario dirigirse con tiempo a un Centro de Vacunación Internacional con objeto de informarse de la situación sanitaria del país de destino, de las vacunas necesarias o recomendadas y del resto de medidas preventivas que se deben adoptar. Asimismo, es aconsejable conocer previamente la asistencia sanitaria a la que tendremos derecho en el lugar de destino, con objeto de contratar cualquier seguro complementario, si fuera necesario, para tener cubiertos todos los posible riesgos.

Un documento imprescindible para poder acceder a la asistencia sanitaria básica, los medicamentos o, en casos extremos, la hospitalización es la Tarjeta Sanitaria Europea. Valida en los siguientes países de la Unión Europea (Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza). Para obtener este formulario, nos dirigiremos a los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social de nuestra localidad, acompañados de la tarjeta sanitaria y el Documento Nacional de Identidad.

Debemos portarla en todo momento durante nuestra estancia en el extranjero ya que en la mayor parte de los países de la Unión Europea es imprescindible presentarlo para poder acceder a la asistencia básica y la adquisición de medicamentos.

Los beneficiarios que reciban asistencia sanitaria pública en los países que aceptan la tarjeta, deberán abonar el importe del servicio y la Seguridad Social española les reembolsará dicho gasto. La Tarjeta facilita el reembolso entre Estados y, por tanto, la devolución a los usuarios del importe de los gastos realizados.

La tarjeta tiene una validez de un año. En el caso de los pensionistas, el período de validez es de cuatro años.

La Tarjeta Sanitaria Europea no es válida si el motivo por el que se desplaza a otro Estado es recibir un tratamiento médico específico.

Idénticas coberturas
Los servicios a los que tendremos derecho cumplirán las mismas disposiciones que para los residentes en el país que visitamos. De modo que, por ejemplo, si la asistencia sanitaria primaria o la odontológica es gratuita para los alemanes, también lo será para los turistas. Para mantenernos debidamente informados sobre este punto, los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social nos facilitan un folleto en el que se detallan las condiciones en las que podemos acceder a los distintos servicios.

Como medida de precaución es interesante visitar los organismo de información en materia de asistencia sanitaria en el lugar de destino. Estos centros existen en todos los estados del Espacio Económico Europeo y complementarán cualquier dato con el que contemos desde antes de la salida.

Si viajamos fuera de la Unión Europea, sería importante informarnos previamente sobre si el país mantiene un convenio de reciprocidad en materia de asistencia sanitaria con el estado español. Y las condiciones en que éste se ha formalizado. En el caso de que no exista, abonaremos en su totalidad los gastos derivados de la asistencia primaria y los medicamentos. Aunque a nuestro regreso podremos solicitar el reembolso de los mismos presentando las facturas originales en la dirección del área sanitaria a la que pertenezcamos.

Enfermedades infecciosas
El incremento en el número de viajeros que eligen destinos internacionales, principalmente países exóticos o tropicales, provoca que gran número de personas se encuentren en contacto con enfermedades infecciosas diferentes a las de su entorno habitual: fiebre amarilla, paludismo, meningitis meningocócica, etc.

Con objeto de evitar cualquier desagradable sobresalto, lo más adecuado es solicitar toda la información sobre las enfermedades endémicas del lugar de destino y, las vacunas y demás medidas preventivas en los Centros de Vacunación Internacional dependientes del Ministerio de Sanidad y Consumo. En estas unidades se ofrece un servicio integral con la expedición de los correspondientes medicamentos.

En los centros de Vacunación Internacional se facilita:

  1. Información individualizada sobre vacunaciones y demás medidas preventivas.
  2. Vacunaciones obligatorias o recomendadas.
  3. Certificado de Vacunación Internacional en caso de ser necesario.
  4. Medidas para prevenir el paludismo o la malaria.
  5. Información sobre la prevención de riesgos relacionados son:
    1. Alimentos y bebidas: (cocínalo, pélalo o déjalo).
    2. En entorno: sol, baños, insectos, altitud, clima, etc.
  6. Consejos para prevenir las enfermedades de transmisión sexual.

 

 

Está usted en:

Secciones

Alimentación y salud
Consumo y hogar
Medio ambiente
Telefonía
Vivienda y Energía

Reclamar

Prensa

Notas de prensa
Material gráfico

Mapa web

Privacidad

Contacta

Aviso legal