Flash Menu

El lince reconquista Extremadura

 

El lince reconquista Extremadura

 

 

Conservar la especie e incrementar el número de ejemplares de lince ibérico en la Península Ibérica es el propósito con el que Extremadura participa en el proyecto Life Iberlince, junto a Andalucía, Castilla-La Mancha, Murcia y Portugal. Iberlince es el tercer proyecto Life aprobado por la Comisión Europea que apuesta por la conservación del lince ibérico. La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía es la beneficiaria coordinadora, pero la Dirección General de Medio Ambiente del Gobierno extremeño aporta 1,2 millones de euros. El presupuesto total del proyecto asciende a 34 millones de euros, de los cuales la Unión Europea financia algo más de 20,9 millones de euros (61,57 por ciento) mientras que el resto de los socios aportan unos 13 millones de euros (38,43 por ciento). Este es el presupuesto más elevado que se ha invertido en un proyecto Life.

El objetivo principal es conseguir un número de ejemplares y de poblaciones que permitan proponer a la IUCN pasar al lince ibérico de la categoría de amenaza de “en peligro crítico” a “en peligro”. Para ello, se persigue incrementar el número de ejemplares al menos a 70 hembras territoriales en Sierra Morena (50 en Andújar-Cardeña, 10 en Guadalmellato y 10 en Guarrizas) y 25 en Doñana-Aljarafe: así como identificar y preparar cinco nuevas áreas de reintroducción en Portugal, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia y Andalucía, con capacidad suficiente para conseguir poblaciones de lince ibérico autosostenibles. Como ya adelantó Vivir Extremadura, en el reportaje sobre el centro de cría en cautividad del lince ibérico en Zarza de Granadilla, probablemente la primera reintroducción de linces en la región sea en 2014.

Tras los resultados obtenidos en el Proyecto “Conservación y reintroducción del lince ibérico en Andalucía” (2006-2011), Portugal, Extremadura, socio participante en el anterior proyecto, Castilla-La Mancha, Murcia, Organismo Autónomo de Parques Nacionales y Consejería de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca junto a Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía se han sumado a esta iniciativa para la conservación de esta especie emblemática y su hábitat.

Apuestan por la recuperación del área de distribución histórica del lince y trabajarán durante los próximos cinco años para conseguirlo. A este proyecto se han unido también casi una decena de organizaciones no gubernamentales como WWF, la SECEM, Fundación Cbd- Hábitat y ADENEX; relacionadas con el sector cinegético como APROCA y FAC; e incluso hay implicación por parte de la empresa privada ACAJÚ, FOMECAM, AGROFOREX y la portuguesa IBERLINX.

Extremadura participa en el proyecto aportando algo más de 1,2 millones de euros. Con este presupuesto se llevan a cabo actuaciones como mejoras de hábitat y conejo en áreas de reintroducción, desfragmentación de hábitat en vías asfaltadas, obtención de valores sanitarios de fauna asociada al lince en áreas de reintroducción de Extremadura, y compensación de pérdidas en animales de granja y sus instalaciones, entre otras muchas. Actualmente se están empezando a planificar las acciones divulgativas en eventos y celebraciones de carácter cinético; también en el ámbito educativo, turístico y de ocio; y exposiciones itinerantes en Monfragüe y toda la zona sur de Badajoz. Asimismo, también se está divulgando el proyecto en la web extremambiente.gobex.es, y se están elaborando puntos de información que se ubicarán inicialmente en el Parque Nacional de Monfragüe y el arco sur de la provincia de Badajoz.

De momento, Extremadura forma parte del programa ex situ, de cría en cautividad, con un centro de cría en Zarza de Granadilla en el que el año pasado nacieron dos ejemplares: Jerte y Jarilla. Este nuevo proyecto del que formará parte es el programa in situ.

La pérdida de una especie
El felino más amenazado del mundo responde al nombre de lince, de apellido 'ibérico' y 'lobo cerval' como viejo apodo. Extremadura, junto a las marismas de Doñana, presenta a varias de las últimas poblaciones de esta especie -protegida desde 1973- sobre todo el territorio nacional.

El lince ibérico (Lynx pardinus) está considerado actualmente por la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como el felino más amenazado del mundo.

Es también considerado el carnívoro más amenazado de Europa. Su población total estimada oscila entre 150 y 200 individuos. El área de distribución actual se restringe al sudoeste de la península Ibérica, con el 95% de la población en territorio español. La situación crítica del lince ibérico es suficientemente reconocida internacionalmente.

Actualmente, solo existe población dentro de nuestro país en los Montes de Toledo, Sierra Moreno Oriental, Parque Nacional de Doñana y dentro de nuestra región en la zona de Sierra de Gata, concretamente en Granadilla.

Así, el núcleo lincero de Granadilla ha sido tradicionalmente su principal hábitat en el Sistema Central dentro de la provincia de Cáceres, a modo de canal de comunicación entre las poblaciones del Parque Natural de las Batuecas y la comarca de las Hurdes.

Esperamos que dentro de unos años, el “lobo cerval”, deje de incluirse en el catálogo de especies amenazadas, y continúe formando parte de una historia viva de nuestra tierra. Para ello están trabajando codo a codo todas las administraciones y organizaciones de ecologistas, con el fin de que las generaciones actuales y futuras puedan disfrutar de este felino autóctono.

Fuente: Vivir Extremadura

Realizado con el patrocinio de la Consejería de Salud y Política Sociosanitaria de la Junta de Extremadura
Está usted en:

Secciones

Alimentación y salud
Consumo y hogar
Medio ambiente
Telefonía
Vivienda y Energía

Reclamar

Prensa

Notas de prensa
Material gráfico

Mapa web

Privacidad

Contacta

Aviso legal