Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioNoticias destacadasAgua clara, precios caóticos

Agua clara, precios caóticos

Agua clara, precios caóticos

El precio del agua en Extremadura depende de la localidad donde nos encontremos. En función de vivir en un municipio u otro el precio a pagar en la factura será superior o inferior. Por este motivo, comparar por localidades el coste del ciclo integral del agua se hace casi imposible, ya que este precio depende de muchos factores: las diferencias entre distintos servicios o zonas geográficas obedecen a la disponibilidad, calidad y proximidad de los recursos hídricos en dichos lugares, y a los distintos procesos necesarios para la captación, potabilización y depuración del agua en cada zona y/o servicio.

A la hora de ponerle el precio a cada metro cúbico de agua, todas las localidades extremeñas analizadas aplican un precio en función del consumo según los distintos bloques. En la tabla adjunta, se han estudiado los precios por metro cúbico de las localidades de Almendralejo, Badajoz, Cáceres, Coria, Don Benito, Mérida, Miajadas, Navalmoral de la Mata, Plasencia, Villanueva de la Serena y Zafra.

El precio del agua es progresivo. Es decir, cuanto mayor es el consumo de agua, mayor es el precio a pagar por el m3 consumido. Este tipo de metodología de precios es necesaria pues ayuda a crear (a costa del bolsillo) una mayor concienciación del recurso escaso que es el agua. Sin embargo, el problema viene cuando no se tienen en cuenta los miembros que viven en un domicilio. Como es obvio, una familia numerosa siempre va a consumir una mayor cantidad de m3, aunque hagan un consumo responsable. Por ello, es necesario que se contemplen estas excepcionalidades en las Ordenanzas Municipales reguladoras del abastecimiento del agua, algo que no siempre ocurre.                                                                                                                                                               

Con el objetivo de obtener el precio del agua en las localidades extremeñas analizadas, se han simulado dos consumos de m3 realizados de menor a mayor. Teniendo en cuenta que la media mensual de consumo de agua por habitante es 4 m3, y que el hogar medio español está conformado por 3 personas, hemos calculado el precio del consumo de agua en un periodo de dos meses y tres meses. Es decir, un hogar medio español formado por 3 miembros consume mensualmente 12 m3, en dos meses 24 m3 y en tres meses 36 m3. Por ello, hemos calculado el precio del recibo del agua con un consumo de 24 m3 y de 36 m3.                                                                                                                                                               

La factura del agua

Para realizar nuestro informe, hemos visitado las diferentes webs de las entidades locales que conforman nuestro estudio, y nos hemos descargado la normativa reguladora correspondiente. A pesar de que debería resultar sencillo acceder a la información relativa a las tarifas aplicables en el municipio, nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que, generalmente, no es fácil para el consumidor medio saber cuál es la normativa aplicable a nuestro contrato de agua, o si la misma ha sido actualizada o no con posterioridad. De hecho, en la mayoría de los casos nos hemos encontrado que la normativa que aparece en la página web de la entidad local, no es efectivamente la aplicada en el municipio, pues no ha sido actualizada con las revisiones aprobadas posteriores. Para una mayor transparencia y facilitar la información a aquellos consumidores que no estén recibiendo facturas, o que lo necesitan, sería recomendable poner esta información a su disposición en el portal web del ayuntamiento correspondiente, así como en la web de la concesionaria del agua.

Como puede verse en el cuadro adjunto, la periodicidad de los recibos del agua en estas localidades puede ser bimestral o trimestral. Por consiguiente, se ha calculado el precio del agua para estos periodos, aplicando al consumo de m3 realizado conforme al tramo, el correspondiente coeficiente recogido en la Ordenanza Reguladora. Tenemos que tener en cuenta que cuanto más meses se tarde en proceder a la lectura y cobro del agua, más incremento de precio existirá en el coste final. Esto se debe a que en un periodo mayor, consumiremos más m3 y por lo tanto se aplicará un tramo mayor, que supondrá un importe más elevado.

En todas estas localidades el precio del agua es una tasa, excepto en la ciudad de Badajoz, que es la única que sigue manteniéndose como precio público, y por lo tanto queda obligada al sometimiento de la Comisión de Precios de la Junta de Extremadura, algo realmente excepcional y positivo para los usuarios pacenses.

Asimismo, en ninguna de las ciudades estudiadas la obligación del pago del agua es mensual. Siendo bimestral en Almendralejo, Cáceres, Don Benito, Miajadas y Navalmoral de la Mata, y el resto Badajoz, Mérida, Plasencia, Villanueva de la Serena y Zafra, trimestrales.

Para realizar el estudio, hemos procedido a realizar la media total del coste del agua en las localidades estudiadas 32,40 euros con un consumo de 24 m3 y 51,76 euros con un consumo de 36 m3. Por tanto, el precio medio del m3 en Extremadura sale a 1,35 euros (24 m3), y 1,44 euros (36 m3).

Por provincias, en Badajoz 33,26 euros (24 m3) y 54,41 euros (36 m3); en Cáceres 30,78 euros (24 m3) y 48,58 euros (36 m3).

Además de la cuota fija, pagamos una variable para el abastecimiento del agua, en todos los casos existen bloques discriminatorios, lo que implicará que a un mayor consumo, cada metro cúbico consumo será más caro. Cada localidad posee sus propias tarifas siendo muy diferentes entre sí. Si atendemos exclusivamente al precio del abastecimiento del agua. Es decir, solo teniendo en cuenta la cuota fija por el servicio de mantenimiento y el coste del m3 de agua consumida. Todas las localidades tienen precios similares entre sí.

El alcantarillado y la depuración también es otro concepto que repercute en el precio total del agua en el municipio. Todas las localidades analizadas aplican una cuota por alguno de ellos, o incluso por ambas.  Esta cuota está compuesta por una parte fija y/o una parte variable. Entendemos que aplicar una cuota variable en función de los m3 consumidos favorece al consumidor al resultar la tasa más proporcional y progresiva, así como concienciar al uso responsable del agua.

Como se aprecia en los cuadros adjuntos, la localidad de Almendralejo es quien presenta un mayor importe en la factura del agua, con un precio total de 43,10 euros (24 m3) y 76,12 euros (36 m3), lo que supone un coste de m3 de 1,79 euros y 2,11 euros, respectivamente, sin embargo presenta en su ordenanza precios más económicos para usuarios vulnerables. La localidad de Plasencia es la que menos, con un precio total de 20,69 euros (24 m3) y 34,87 (36 m3), lo que supone un coste de m3 0,87 euros y 0,97 euros. Sin embargo, en Plasencia puede suponer un precio mayor en función de la sección del contador que tengamos en nuestro domicilio.

Todos los datos obtenidos son aproximaciones realizadas conformes las pertinentes ordenanzas municipales publicadas por los diferentes Ayuntamientos, aplicando los correspondientes tramos en base al consumo medio de los hogares españoles y en atención a una tarifa general. No obstante, existen otros factores que pueden abaratar el precio final del agua en cada municipio. Y es que algunas localidades, como Almendralejo, Badajoz o Cáceres, cuentan con tarifas sociales o tarifas bonificadas para beneficiar a aquellos colectivos más vulnerables o que se encuentren en peligro de exclusión social. Cada ciudad diseña sus propias tarifas y establece los requisitos para acceder a estas bonificaciones en la factura. Gracias a ellas; las familias numerosas, los mayores de 65 años o aquellas familias con un bajo nivel de ingreso pueden beneficiarse de un importante descuento en el precio del agua.

En este sentido, como es lógico, una familia numerosa siempre hará un consumo mayor de agua aunque su consumo por persona sea muy reducido. Por este motivo, para apaliar esta injusticia, es necesario la existencia de tarifas bonificadas o tarifas sociales que permitan compensar el efecto de la facturación por bloques.

Comparar por localidades el coste del ciclo integral del agua se hace casi imposible, ya que este precio depende de muchos factores, las diferencias entre distintos servicios o zonas geográficas obedece a la disponibilidad, calidad y proximidad de los recursos hídricos en dichos lugares, y a la captación, potabilización y depuración del agua en cada zona. En estos términos, valorar los precios se hace realmente complicado.

Sería deseable una normativa de ámbito autonómico que armonice esta situación, que regule la periodicidad de las facturas, el procedimiento de alta/baja, los requisitos técnicos exigibles, las familiares vulnerables, etc. Además, para garantizar el correcto funcionamiento del servicio y que los derechos de los consumidores no se vean afectados, sería recomendable que las empresas suministradoras se adhirieran al Sistema Arbitral de Consumo para resolver las reclamaciones.

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.