Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioNoticias destacadasEl lujo de aparcar en la calle “zona azul”

El lujo de aparcar en la calle “zona azul”

Todo conductor ha maldecido alguna vez al inventor del parquímetro, o al alcalde que decidió instalarlos en su municipio. En nuestro país se han convertido en una plaga incluso donde no son necesarios por ausencia de problemas de estacionamiento. Un lugar de interés turístico, cerca de la playa, centros urbanos y demás son lugares predispuestos a tener parquímetros.

A pesar de la oposición popular que este dispositivo despierta -entonces y ahora-, sigue formando parte del paisaje urbano.

Su utilidad inicial fue la de garantizar que todos pudiesen aparcar, ya que no hay sitio para todos y hay que ir rotando. El problema es cuando se utilizan como un simple negocio, o cuando es un simple instrumento de recaudación. No se crearon para eso.

Hemos revisado la regulación municipal de las ciudades más pobladas de nuestra región, con la intención de conocer qué ciudades cuentan con zonas de aparcamiento regulado, cuáles son los precios de estacionamiento de cada una de ellas y cómo se encuentran reguladas.

Descubriendo las zonas azules
Las zonas de aparcamiento regulado o “zonas azules”, son zonas de aparcamiento de las ciudades en las que, para poder estacionar el vehículo, el usuario debe adquirir un billete o ticket. El precio, su configuración, la delimitación de las zonas, los tiempos máximos y mínimos de estacionamiento o la forma de pago en caso de denuncia, se encontrarán regulados por el Ayuntamiento con su correspondiente Ordenanza Reguladora de Aparcamiento de Vehículos de Tracción Mecánica (ORA) del municipio en cuestión.

Normalmente, estas áreas de estacionamiento, para su identificación por los ciudadanos, suelen estar delimitadas por rayas azules, de ahí que sean conocidas como “zonas azules”.

En todo caso, en las zonas reguladas, se fijan un tiempo máximo de estacionamiento en función de la cantidad abonada. El objetivo es el aprovechamiento al máximo de las plazas de aparcamiento, facilitando la rotación de vehículos, sobre todo en las zonas más céntricas de las grandes ciudades, donde estacionar es todo un inconveniente para los conductores.

La implantación de esta medida en las ciudades tiene, a partes iguales, detractores y partidarios.

Nuestro estudio
Para conocer de primera mano la situación de la “zona azul” en Extremadura, hemos revisado las normativas reguladoras municipales de las ciudades que cuenta con algún tipo de medida de estacionamiento regulado “zona azul” son Cáceres, Mérida, Don Benito, Villanueva de la Serena,  Navalmoral de la Mata, Zafra y Villafranca de los Barros.

¿Quién fija el precio?
Existen dos maneras de gestionar el estacionamiento regulado: en la primera opción es el propio ayuntamiento el que las gestiona a través de la Policía Local; la segunda, es otorgar la concesión a una empresa privada, algo que constituye la práctica más habitual.

Al ser el Ayuntamiento el responsable de estas concesiones, también controla el precio final que pagan los conductores por querer estacionar en estas zonas. Cada localidad regula los horarios y días en los que se deben abonar las tarifas por aparcar en una zona regulada.

De esta manera, podemos entender la gran oscilación de precios en las diferentes ciudades de nuestro país. El tamaño de las ciudades, la demanda de estacionamiento y la contaminación de los vehículos son algunos de los factores que influyen en el precio final que pagara el usuario.

Sin embargo, en el caso de Extremadura, hemos observado que no existe una gran oscilación de precios entre las localidades que disponen de “zona azul”.

El precio de la hora
Todas las ciudades regulan cuatro aspectos mínimos, que son, el horario en el que estará habilitada la zona azul, el estacionamiento mínimo, el estacionamiento máximo, el precio de la anulación de la denuncia por exceso de tiempo, así como por falta de ticket.

Pagaremos independientemente de la necesidad que tengamos de estacionamiento un tiempo mínimo, que va desde los 15 minutos de Don Benito, Villanueva de la Serena, Zafra, y Villafranca de los Barros con un precio de 0,15 euros en cada una de estas localidades, pasando por los 20 minutos mínimos de Mérida con un precio de 0,21 euros, llegando hasta los 40 minutos mínimo de Cáceres con un precio de 0,30 euros.

Desgraciadamente, en el caso de la zona azul, el consumidor en algunos casos paga por un servicio que quizás no utilice, ya que si nuestra necesidad de estacionamiento está por debajo del mínimo reguladora (en el caso de Cáceres 40 minutos), estaremos pagando por un servicio no utilizado, incluso se puede dar el caso de que dos vehículos utilicen la misma plaza dentro del servicio mínimo abonado, si ambos han estacionado por un plazo inferior a 20 minutos cada uno.

Pero, ¿qué ocurre si comparamos el precio de una hora de zona azul? En este caso, la gran diferencia la encontramos en Mérida, donde el precio de una hora en la zona de estacionamiento regulado tiene un coste de 0,92 €, siendo ésta la localidad más cara de las reguladas. Si la comparamos con la localidad más económica Cáceres (0,50 € la primera hora), en Mérida el consumidor pagará, por una hora de estacionamiento, un 84% más que en Cáceres. El resto de las localidades pagaran 0,60 euros por la primera hora de estacionamiento, excepto en Navalmoral de la Mata que tiene un precio ligeramente inferior de 0,55 euros.

El tiempo máximo de estacionamiento también está regulado en todas las localidades estudiadas. Los tiempos máximos de estacionamiento no superan en ningún caso las tres horas en las localidades de Zafra y Villafranca de los Barros. El resto de poblaciones, Cáceres, Mérida, Navalmoral de la Mata, Don Benito y Villanueva de la Serena, su tiempo máximo de estacionamiento son dos horas.

El precio de las multas
Todas las localidades que cuentan con zona azul, tiene contemplado dentro de sus respectivas ordenanzas, las infracciones por incumplimiento de la norma reguladora del estacionamiento en la zona regulada (zona azul), que va desde la sanción por excedernos del tiempo que hemos pagado para poder tener estacionado nuestro vehículo, hasta la que nos impondrán por la falta de tickets.

Todas las localidades nos ofrecen la posibilidad de anular la denuncia antes de que se inicie el respectivo procedimiento sancionador, con precios que van desde los 2,40 euros de Villafranca de los Barros y Zafra, a los 4,17 euros de Mérida. 

Para que podamos anular la denuncia, tendremos que acudir al parquímetro más cercano y abonar el precio correspondiente antes de que transcurra el tiempo establecido por el municipio. De lo contrario, se iniciará un procedimiento sancionador cuya consecuencia será el pago de un importe muy superior. El plazo para poder anular la denuncia también varía según la localidad, el tiempo máximo va desde los 30 minutos de Villafranca de los Barros hasta las 2 horas de Mérida.

Por otro lado, según viene contemplado en las ordenanzas municipales publicadas, la única localidad que ofrece la posibilidad de anular la denuncia cuando ha existido falta de ticket es Mérida, con un precio de 8,34 euros y siempre que se realice en un plazo no superior a 2 horas.

Finalmente, si cuando llegamos a nuestro vehículo ya ha transcurrido el tiempo máximo otorgado por el ayuntamiento para la anulación de la denuncia, en este caso, nos veremos obligados al pago de una multa por incumplimiento de la normativa vigente que irá desde los 40 euros de Navalmoral de la Mata hasta los 90 euros de Mérida.

La zona azul, una realidad
Independientemente de que sea necesario o no la implementación de esta medida municipal. Lo que está claro es, que si estás obligado a utilizar una zona  de estacionamiento regulado, ya sea por trabajo o por tu residencia,  implicará una repercusión económica añadida a los gastos familiares.

Esté de acuerdo o no con el establecimiento de este tipo de medidas en el centro de su ciudad. Lo cierto es, que estamos ante una facultad legítima que por motivo de utilidad pública pueden establecer los ayuntamientos. Por tanto, por muchos bulos que circulen en las redes sociales, poner el famoso ticket en el parabrisas del vehículo, si aparcamos en una zona en la que sea obligatorio hacerlo, nos ahorrará posteriores quebraderos de cabeza, en forma de multas y sanciones.

No obstante, sería deseable que en todas las ciudades donde existe la zona azul, se pagase por tiempo real de estacionamiento. Actualmente tenemos que pagar al comienzo de nuestro estacionamiento un tiempo mínimo, no permitiéndonos pagar por tiempo real de estacionamiento, un enriquecimiento injusto, ya que en ocasiones nuestro tiempo de estacionamiento será menor que el que hemos abonado.

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.