Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioSanidad y AlimentaciónVenta online de medicamentos ilegales

Venta online de medicamentos ilegales

Venta online de medicamentos ilegales

El consumidor podrá comprar medicamentos que no necesiten prescripción por Internet, pero deberá asegurarse de que lo hace en una farmacia autorizada, de lo contrario estará poniendo en peligro su propia salud

 

Venta online de medicamentos ilegales

 

El pasado mes de noviembre se aprobó la norma que regula la venta de medicamentos sin receta a través de Internet, podrán vender medicamentos las farmacias que ya tienen un establecimiento abierto a pie de calle. No obstante, aconsejamos no comprar medicamentos online aún, ya que a la norma le quedan todavía aspectos que perfilar.

 

La nueva normativa pretende que la venta a través de las web de medicamentos ofrezca garantías al consumidor, pero ¿realmente podemos comprar cualquier medicamento? No, solo los medicamentos que no requieran prescripción médica.

 

Por lo tanto, la venta online de medicamentos que requieran receta seguirá siendo ilegal en España.

 

En este sentido, las farmacias online podrán poner a la venta los 1.235 medicamentos existentes actualmente que no están sujetos a prescripción médica, según la Asociación para el Autocuidado de la Salud (ANEFP).

 

Quienes podrán vender medicamentos por Internet

Solo podrán vender por Internet las farmacias que ya están abiertas al público. Pero además, para vender por Internet deberán cumplir algunos requisitos como:

  • La venta solo podrá hacerse a través de sitios web de estas farmacias.
  • El responsable de la página web tiene que ser un farmacéutico.
  • También tiene que ser un farmacéutico el que se ocupe de informar y asesorar al paciente, incluso de evaluar el tipo de pedido que haga. Podría tomar medidas si sospecha un mal uso de los medicamentos, por ejemplo cuando una misma persona realice pedidos demasiado frecuentes o con cantidades excesivas.
  • El transporte y entrega del medicamento desde la farmacia hasta el domicilio del cliente se hará de manera segura para garantizar que el medicamento no sufre ninguna alteración de su calidad. Será responsabilidad de la farmacia.
  • No podrán hacerse regalos con la venta online de medicamentos. 

 

Como sabrá el usuario que la farmacia online es segura y autorizada

El usuario  podrá reconocer las farmacias autorizadas de dos formas:

Comprobando que están en una lista online que publicará la Agencia Española de medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), así como la administración autonómica competente donde este ubicada la farmacia física.

 

Y a través de un logó, aún por determinar, que será el mismo para toda la Unión Europea y, además, permitirá identificar al Estado miembro que ofrece los medicamentos online.

 

Cuando todo esté en marcha, será la (AEMPS) la que vigilará que la actividad se realiza con las debidas garantías. Se adoptarán medidas para el cese de estas páginas si se detectan actividades ilícitas.

Comprar medicamentos sin prescripción por Internet.

Aunque se haya aprobado el decreto, las farmacias todavía no pueden empezar a vender fármacos sin receta por internet. Habrá que esperar a que la Comisión Europea defina el logotipo común.

 

Se cree que la AEMPS y las comunidad autónomas tardarán al menos un año en tener listas las páginas web que informarán de la lista de farmacias online.

 

Además, existen hilos de este decreto que todavía no están claros, por ejemplo el tema de la publicidad y promoción de las farmacias y su sitio web se deja al criterio de las comunidades autónomas.

 

Medicamentos falsos

Durante el año 2012 todas las actuaciones que se realizaron en España en la lucha contra los medicamentos ilegales y falsificados experimentaron un notable incremento, según los datos de la AEMPS. Así, respecto a 2011, aumentaron un 87% las muestras remitidas a los Laboratorios Oficiales de Control; un 79% las actuaciones en colaboración con la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y un 71% el número de páginas web investigadas y procedimientos de cesación iniciados por la venta ilegal de medicamentos por internet.

En este sentido, la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad señaló en la Convención MEDICRIME que España «concede la máxima importancia a la lucha contra la falsificación de los productos médicos».

En un artículo reciente en The New York Times, en una encuesta de 2011 de Pfizer se encontró que el 80% de los medicamentos vendidos on line como Viagra eran medicamentos falsos que solo contienen entre un 30% y 50% del ingrediente activo sildenafil. Asimismo, se encontró que algunas pastillas que se vendían por internet estaban contaminadas con pesticidas, pintura y tinta de impresora

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 50% de las medicinas compradas por Internet que ocultan su verdadera dirección son falsificadas. O lo que es lo mismo, según los datos que publica la Central Humanitaria Médico-Farmacéutica (CHMP) en su estudio «Una nueva mirada sobre el medicamento», las posibilidades de que un internauta sea engañado en sus compras de medicamentos es de aproximadamente un 90%.

 

Lo cierto es que la mayoría de los fármacos falsos que se compran en Internet suponen un riesgo para la salud. De hecho, se calcula que las muertes estimadas por fármacos falsos varían desde decenas de miles a más de 200.000. La OMS advierte que los medicamentos falsos pueden incluir tanto ingredientes tóxicos como ingredientes farmacéuticos activos, en algún grado. Las falsificaciones están tan logradas, que a veces solo se puede comprobar si es falso cuando se realiza un análisis químico.

Un problema Legal y de Salud Pública

Pero realmente estamos ante un problema que es aún mayor, ya que los consumidores que adquieren medicamentos a través de la red, no están infringiendo ninguna ley, porqué aunque en España está prohibida la venta de medicamentos que requieren receta por Internet, las disposiciones españolas no son aplicables a establecimiento de fuera del ámbito territorial español, por lo que el problema rebasa ampliamente las fronteras de la comunidad europea y solo podrá ser resuelto mediante una mayor cooperación internacional, y la concienciación ciudadana.

 

El problema de la venta de medicamentos por Internet, es de índole legal y de salud pública. De índole legal porque las empresas fabricantes o distribuidoras, amparándose en la supranacionalidad de la red, provocan que países con un serio control farmacéutico (como es el caso de España) se ven inundados por fármacos adquiridos en países que poseen una legislación sanitaria más permisiva (como ocurre con los anorexígenos-noradrenérgicos, que actúan en el  apetito y presentan acción estimulante y sufren el riesgo de producir adicción, por este motivo han sido retirados del mercado farmacéutico en España y en otros países de la Unión Europea). Además, en muchos casos el anonimato del vendedor favorece la oferta de sustancias internacionalmente prohibidas (por ejemplo el cánnabis). Y el problema de salud pública, es  debido a la aparición en el mercado de sustancias y medicamentos no sometidos a ningún control, creados en laboratorios clandestinos de China o la India, estos medicamentos en la mayoría de los casos carecen de las instrucciones de uso, con consecuencia fatales para la salud.

 

Y además, puede ocurrir que los medicamentos no lleguen, ya que probablemente sean interceptado y retenidos en la aduana, perdiendo así el comprador su tiempo y su dinero.

 

Un peligro fundamental en este nuevo comercio es distinguir las webs de las oficinas de farmacia de todas las que venden fármacos ilegales por internet. Este comercio fraudulento es cada vez más masivo y según datos oficiales de los ministerios de Justicia y Sanidad, el alcance de la industria ilegal que mueve la falsificación de fármacos ha convertido el tráfico de productos en una actividad 25 veces “más rentable” que la venta de drogas. 

 

En un sector en el que está en juego la salud de los ciudadanos es imprescindible que se tomen las medidas necesarias, para acabar con los cibermatasanos, los desaprensivos y las farmacias que venden medicamentos sin la debida receta y sin conocer realmente el estado de salud del enfermo.

 

Es obligatorio realizar campañas de información para los consumidores que adquieren medicamentos a través de la red.

Medicamentos por internet, no gracias

Actualmente, si queremos adquirir medicamentos de forma segura en nuestro país, tendremos que ir a nuestras farmacias habituales, las ubicadas a pie de calle.

 

Ya que aunque sea legal adquirir medicamentos que no requieran prescripción por Internet, todavía quedan aspectos fundamentales de la norma por terminar, matices que están directamente relacionados con la seguridad de las personas.

Las autoridades siguen luchando para frenar la venta ilegal de medicamentos.

 

Pero el consumidor tiene que ser consciente de que adquirir medicamentos comprados por Internet puede acarrearle problemas muy graves de salud.

 

 

 

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios y el Ministerio de Sanidad promueve una campaña para una compra segura de medicamentos online. La campaña «No compres medicamentos en webs ilegales. Es un error fatal para tu salud». En ella advierte del riesgo de las webs ilegales y señalan que, a diferencia de otros productos que se venden a través de Internet, los medicamentos tienen un impacto directo en nuestra salud y para que su uso sea seguro se requieren las garantías de calidad, seguridad, eficacia y correcta información que dan las autoridades sanitarias, y una adecuada actuación de los profesionales sanitarios en su prescripción y dispensación.

 

RIESGOS PARA LA SALUD

Entre los posibles riesgos que supone la compra de medicamentos en Internet se encuentran: falta de seguridad y garantía de la eficacia; instrucciones para el uso pueden ser inapropiadas; calidad no garantizada; los productos pueden ser fraudulentos y nocivos para la salud; los fármacos de adquisición transfronteriza pueden estar prohibidos en algunos países o que los productos con la misma denominación pueden ser diferentes en distintos países.

 

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.