De acuerdo con la política de Mercadona, si algún consumidor posee el producto afectado puede devolverlo en cualquiera de sus establecimientos a cambio de su reembolso y “tanto Mercadona, como el proveedor Jesús Navarro, piden disculpas a todos los clientes por los inconvenientes causados”, dice el comunicado de la compañía.