Ya ha llegado la ola de calor a Extremadura, que desde hoy se encuentra en aviso naranja por altas temperaturas. Las máximas superarán con holgura los 40 grados en las horas centrales de la tarde y las mínimas no bajarán de los 20 ó 25 grados durante la noche.

Las vegas del Guadiana, del Tajo y del Alagón soportarán lo peor de la ola de calor, que será la protagonista en nuestra región hasta el próximo lunes, cuando los termómetros desciendan unos grados.

Además de por comarcas, las altas temperaturas no nos afectarán a todos por igual. Aquellos que tengan que hacer trabajos en el exterior que requieran esfuerzo físico, como profesionales del campo o de la construcción, sufrirán más. Quienes trabajen en la oficina o directamente estén de vacaciones podrán sobrellevarlo mejor.

Los mejores aliados

Sea en unas condiciones o en otras, existen estrategias que pueden ayudarnos a soportar esta ola de calor y, lo más importante, evitar problemas relacionados con la salud. En este sentido, el Ministerio de Sanidad y Cruz Roja han elaborado un decálogo con consejos y recomendaciones. La mayoría de sentido común, pero que no está de más recordar.

  • Hay que beber agua y líquidos con frecuencia, aunque no se sienta sed o no se realice ejercicio.
  • No todas las bebidas son iguales. Evitar la cafeína, el alcohol y las bebidas azucaradas, porque pueden favorecer la deshidratación. 
  • Debemos prestar especial atención a bebés, niños y niñas, embarazadas o madres lactantes, así como a las personas mayores o con enfermedades.
  • La sombra, los lugares más frescos de la casa o los que estén climatizados son las mejores opciones.
  • Hay que reducir la actividad física y los deportes al aire libre en las horas centrales del día.
  • Si tenemos que trabajar en el exterior, es recomendable repartir las tareas en función de las horas de más calor.
  • Usar ropa ligera, así como emplear gorras, sombreros, gafas de sol o abanicos.
  • Mucho ojo con dejar a alguna persona en el coche. Evitarlo o asegurarse de climatizar el habitáculo y dejar abierta una corriente de aire.
  • Dieta compuesta predominantemente por frutas y verduras, que ayudan a reponer las sales que perdemos por el sudor.
  • Ante síntomas de mareo o sofocos, refrescarse con agua fría. En casos más graves, de malestar general, avisar a las emergencias sanitarias o acudir a urgencias.