El Consejo de Ministros ha aprobado este martes la ampliación de las ayudas a consumidores vulnerables y vulnerables severos, aumentando las horquillas dentro de la factura de la luz: pasarán del 25% al 60% en el caso de los consumidores vulnerables y del 40% al 70% si son vulnerables severos.

El Real Decreto ley amplía al 31 de marzo de 2022 los bonos sociales eléctrico y térmico, algo que beneficia a cerca de 1,2 millones de hogares acogidos a las ayudas.

Todos estos beneficiarios recibirán una ayuda vinculada al bono social térmico también. Así, sus perceptores recibirán un “cheque” de 90 euros por familia para asegurar el confort térmico de sus hogares.

 

El aumento de gasto procede de la partida de 100 millones anunciada por el presidente Pedro Sánchez este fin de semana. “Un aporte de 100 millones de euros adicionales para ayudar a 1.200.000 hogares que son vulnerables ahora que empieza el invierno”, apuntó durante su intervención en el Congreso regional del PSOE de Extremadura.

Con este decreto ley, el Gobierno prevé “ayudar a las industrias y a las empresas a proteger su contrato ante el alza de los precios de la energía”, así como “para incorporar transparencia, y por tanto control, en la formación de los precios de la tarifa eléctrica”, según destacó el líder del Ejecutivo.

Además, se prorroga hasta finales de marzo de 2022 también la prohibición de cortes del suministro eléctrico para consumidores vulnerables.