Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasEl lado oscuro del sol

El lado oscuro del sol

El lado oscuro del sol

¿Cuáles son los peligros de tomar el sol?

Tomar el sol aporta numerosos beneficios a nuestro organismo, pero hacerlo en exceso o sin protección supone asumir riesgos que, a veces, no tenemos en cuenta. Debes saber que un exceso de radiaciones tienen consecuencias como:

Eritemas, ampollas y quemaduras: el eritema es el nivel de daño más bajo y supone piel enrojecida, tirante, que se inflama e incluso duele. Si el daño es más profundo, se trata de quemaduras: piel muy roja, mucho dolor y escozor fuerte. La quemadura puede ir acompañada de ampollas, dolor de cabeza y fiebre.

Alergias: en ocasiones, se produce un sarpullido con picazón en la piel que ha estado expuesta a la luz solar.

Daños oculares: Los rayos solares aumentan el riesgo de padecer cataratas y el envejecimiento visual, además de favorecer la aparición de queratitis y conjuntivitis.

Envejecimiento de la piel: uno de los factores que más influye, junto al tabaco, en el envejecimiento dermatológico es el exceso de rayos UVA. El colágeno y la elastina de la piel se resienten y por eso se reseca y está más flácida.

Cáncer de piel: 5.000 nuevos casos de melanoma se diagnostican cada año en España, asociados en su mayoría a episodios de quemaduras solares que se han producido a lo largo de la vida.

Inhibición del sistema inmune: el exceso de radiación ultravioleta en ocasiones inhibe el funcionamiento normal de las defensas naturales del cuerpo.

Queratosis: es una mancha áspera y escamosa, que suele aparecer en rostro, labios, cuello, cuero cabelludo o manos cuando se ha estado expuesto al sol de manera prolongada durante años.

Reglas de oro para tomar el sol sin riesgos

Además de utilizar cantidades adecuadas de protector solar (y de renovar su presencia en nuestra piel), hay otras cosas que debemos tener en cuenta para disfrutar del sol sin riesgos.

El tiempo de exposición: este consejo es importante sobre todo en el atracón solar inicial, esa sobreexposición a la que muchos nos sometemos cuando por fin vamos a la playa o la piscina. Al respecto, la doctora Natalia Ribé comenta que “las primeras exposiciones directas no deben sobrepasar los 15 minutos. Se debe aumentar el tiempo gradualmente y siempre con un FPS (factor de protección solar) mínimo de 30“.

Otra regla es saber escoger el momento. “Hay que evitar la exposición entre las 14:00 y las 18:00 horas“, indica la especialista.

Además, es conveniente utilizar gafas de sol, sombreros de ala ancha y ropa de algodón, beber mucha agua (nunca alcohol) y descansar bajo sombrillas o a la sombra de un árbol, cuyas ramas tienen un FPS 15. Esto es muy importante, ya que la mayor parte de la población (el 95 %) ya ha agotado lo que se conoce como su “capital solar”; es decir, el número de horas de exposición a los rayos ultravioletas que el organismo puede soportar.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.