Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasEspaña desmantela 25 fábricas ilegales de cigarrillos desde 2013

España desmantela 25 fábricas ilegales de cigarrillos desde 2013

España desmantela 25 fábricas ilegales de cigarrillos desde 2013

La proliferación del contrabando , las falsificaciones y el tráfico ilegal, que suman en total el 8,6% del mercado, han traído consigo en los últimos años un desmantelamiento masivo de instalaciones industriales que operaban en España sin licencia.

Desde que en junio de 2013 tuvo lugar la operación Jaula, ha habido en total 19 grandes operaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en las que se han desalojado y desmontado un total de 25 fábricas ilegales de cigarrillos, según los datos recogidos en el último Informe de Inteligencia sobre la Fabricación Clandestina de Cigarrillos, elaborado por Philip Morris, la empresa propietaria, entre otras, de marcas como Marlboro Chesterfield.

En todas estas instalaciones, que contaban en algunos casos con maquinarias muy sofisticadas, los arrestados eran grupos organizados con funciones concretas y de diferentes nacionalidades, muchos de ellos reincidentes. Entre las fábricas desmanteladas, destacan nueve en Andalucía, la comunidad autónoma más castigada por el contrabando, con un total de nueve centros de producción ilegales desmontados. Destacan asimismo tres en Cataluña, tres en la Comunidad Valenciana y tres en Castilla-La Mancha.

Los fabricantes de tabaco aseguran que este creciente aumento de la falsificación en nuestro país “es muy preocupante”, teniendo en cuenta que cada vez resulta más difícil de distinguir estas cajetillas de los productos genuinos. Y todo ello sin olvidar tampoco que las condiciones en que se fabrican, distan mucho, según el sector, “de cumplir con los requerimientos de calidad necesarios y no pasan ningún control sanitario, además del perjuicio económico ocasionado a las arcas del Estado”.

Este fenómeno está cobrando especial auge en Europa en los últimos años, y lo que ocurre en España es una prueba de ello. “Ante esta proliferación, es absolutamente necesario que los consumidores se aseguren de comprar cigarrillos en los puntos de venta autorizados”.

Contrabando

De acuerdo con el último informe elaborado por Ipsos a junio del pasado año -el informe se realiza con cajetillas sin el correspondiente sello fiscal recogidas en el suelo- el porcentaje de tráfico ilegal de tabaco en España se mantiene igual, en el 8,6%, respecto al cierre de diciembre de 2019. En general, destaca que Andalucía sigue siendo la región más afectada, con Gibraltar como el mayor punto de entrega de este tabaco ilegal.

De hecho, en Algeciras el tabaco que no paga impuestos en España (puede ser de contrabando, falsificado o comprador en otros mercados) se eleva hasta el 81,2% del total del mercado, el porcentaje más alto alcanzado nunca en España.

En Jaén ese ratio se eleva al 54%, en Sevilla al 41,6% y en Málaga al 41,3%. Entre las localidades donde hay una mayor penetración de este tipo de productos, las diez primeras son andaluzas, siendo Tarrasa, en la provincia de Barcelona, la primera fuera del mercado andaluz, con una penetración del tabaco que no paga impuestos del 24,3%. En Madrid, la tasa de tráfico ilegal de cigarrillos es de solo un 3,8%, mientras que en Barcelona se ha reducido hasta apenas el 1,6% del total del mercado.

La crisis causada por el coronavirus, el confinamiento, los cierres y restricciones de la hostelería, la ausencia de turistas y el paro han provocado que la industria tabaquera haya registrado en el último año la mayor caída de ventas en décadas. De acuerdo con el último informe del Comisionado del Mercado de Tabacos (CMT), la facturación del sector se hundió en 2020 un 8,48%, hasta 9.338 millones de euros.

Las provincias turísticas

Para los estanqueros la situación es dramática especialmente en las provincias más turísticas, como Baleares, con una caída del 36,14%; Alicante, donde las ventas se han reducido un 18,87%; Málaga, con un descenso del 12,18% o Tarragona, con el 12,4%. Eso, al margen también del desplome registrado en las provincias fronterizas con Francia, acostumbradas a que nuestros vecinos del norte cruzaran la frontera para comprar tabaco más barato y que han visto ahora como el cierre de las mismas ha frenado el negocio. En Girona las ventas han caído un 16,45%, en Guipúzcoa un 11,99%, en Navarra un 11,08% y en Lleida un 7,47%.

Y, sin embargo, frente a este panorama catastrófico tanto para el sector como para los estancos y los propietarios de las máquinas expendedoras, hay una clara excepción. Frente a lo que ocurre en el resto del país, el negocio del tabaco creció el año pasado un 2,59% en Cádiz, hasta 186,6 millones de euros.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.