Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasLa DGT recuerda cuándo utilizar cada una de las luces del vehículo

La DGT recuerda cuándo utilizar cada una de las luces del vehículo

La DGT recuerda cuándo utilizar cada una de las luces del vehículo

La Dirección General de Tráfico (DGT) vela por la seguridad en las carreteras. Para ello no solo vigila las conductas peligrosas al volante, sino que también recuerda cómo actuar en ciertas situaciones como, por ejemplo, en caso de emergencia o en caso de riada. Cuando hace mal tiempo o es de noche, un elemento imprescindible de los vehículos son las luces, ya que permiten al conductor ver y también ser visto por otros. Por ello la DGT ha querido recordar en qué casos hay que usar cada tipo de luz.

En primer lugar, la DGT señala que mantener el alumbrado en perfectas condiciones es necesario durante todo el año, si bien su papel es más importante en invierno, cuando hay menos horas de luz y más adversidades meteorológicas. Además, tal y como señala la DGT, las luces del coche juegan un papel decisivo en muchas otras situaciones, como emergencias, inmovilizaciones en vías mal iluminadas, circulando por carreteras reviradas o dentro de un túnel.

Por todo ello es crucial revisar los componentes de iluminación del vehículo y comprobar el reglaje de los faros, así como saber en qué casos hay que usar cada una de las luces. Según explica la DGT, hay seis tipos de luces:

– Luces de cruce (cortas): hay que usarlas siempre de noche en cualquier vía. De día hay que utilizarlas en todas las vías con niebla, mucha lluvia, nevada o nubes de polvo y humo. Asimismo, hay que encenderlas en túneles, carriles reversibles, adicionales y habilitados para circular en sentido contrario. Si bien no es obligatorio, la DGT aconseja circular con ellas encendidas durante el día, ya que los vehículos se distinguen mejor.

– Luces de carretera (largas): han de activarse de noche en carreteras insuficientemente iluminadas (cuando no se lea una matrícula a 10 metros o no se vea un vehículo oscuro a 50 metros) circulando a más de 40 km/h. Hay que cambiarlas a las de cruce si deslumbran a peatones y a otros conductores de frente o por los retrovisores. En autovías y autopistas hay que cambiar las luces largas por las cortas siempre que venga un vehículo de frente, incluso aunque haya una barrera en la mediana. No deben utilizarse en poblado.

– Antiniebla delantera: se deben usar de día o de noche, con niebla, lluvia abundante, nevada o nubes de polvo. Asimismo, hay que activarlas en vías estrechas (menos de 6,5 metros de ancho) con curvas señalizadas.

– Luz de marcha atrás: advierte a los conductores y los peatones de que el vehículo circula hacia atrás. También ilumina la parte trasera del vehículo. Se enciende automáticamente al engranar la marcha.

– Luces de posición: acompañan siempre a las luces cortas, largas y antiniebla e indican la posición y anchura del vehículo. Hay que encenderlas si se inmoviliza el vehículo en la calzada o en el arcén de una carretera, para que sea visible. Nunca se debe circular solo con las luces de posición, pues no iluminan.

– Antiniebla trasera: solo se debe encender en condiciones especialmente desfavorables con niebla densa, lluvia o nevada intensa.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.