Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas Noticias¿Qué pasará con las hipotecas vigentes de Bankia por la fusión con CaixaBank?

¿Qué pasará con las hipotecas vigentes de Bankia por la fusión con CaixaBank?

¿Qué pasará con las hipotecas vigentes de Bankia por la fusión con CaixaBank?

La fusión entre Bankia y CaixaBank ya es una realidad: desde el pasado 26 de marzo, los clientes de la primera han pasado oficialmente a serlo de la segunda. Como es lógico, incluye también a los que tienen una hipoteca contratada con Bankia y aún pagan sus cuotas. 

Teniendo eso en cuenta, es normal que estos hipotecados se pregunten si sus condiciones se mantendrán o se modificarán.

Al formalizar un préstamo hipotecario, sus condiciones quedan fijadas en una escritura pública elaborada por un notario e inscrita en el Registro de la Propiedad. Nada de lo que se establezca en esas cláusulas se puede modificar de manera unilateral por una de las partes (cliente o banco), incluso en caso de que la entidad prestamista sea absorbida por otra.

En consecuencia, a los clientes que tengan una hipoteca con Bankia no se les podrán modificar las condiciones de su escritura. Eso incluye los aspectos fundamentales: el tipo de interés aplicado, los requisitos para bonificarlo, el plazo de reembolso, las comisiones…

Destacan que hay un aspecto que sí podría modificarse por no aparecer en la escritura hipotecaria: el precio de los productos contratados para bonificar (rebajar) el interés. 

En muchos casos, para conseguir un tipo más bajo es necesario firmar ciertos servicios del banco, como seguros o tarjetas. Su coste no suele incluirse en la escritura de la hipoteca, así que sí podría encarecerse tras la fusión entre Bankia y CaixaBank si así lo decide el nuevo banco. 

El cliente, en todo caso, podría cancelar los productos encarecidos, aunque perdería la bonificación correspondiente.

Aunque su hipoteca se mantenga prácticamente sin cambios, es posible que varios antiguos clientes de Bankia no quieran tener su hipoteca con CaixaBank, ya sea porque no les guste esta entidad o porque teman que se les encarezcan los productos bonificadores. Estos hipotecados cuentan, según HelpMyCash, con una posibilidad de trasladarse a otro banco: una subrogación de acreedor.

Consiste, básicamente, en cambiar la hipoteca de un banco a otro. Además permite mejorar el precio del crédito si la nueva entidad acepta rebajarlo: reducir el tipo de interés o las condiciones de bonificación, quitar comisiones…

A cambio, es necesario pagar la tasación de la vivienda, que cuesta unos 300 euros, y la comisión que cobre el banco que se abandona, cuyo precio puede ser de entre el 0% y el 2% en función de lo que se indique en la escritura original. Aun así, esta operación suele salir a cuenta, pues generalmente se obtienen unas condiciones mejores tras el traslado. 

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.