Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioEspecialesÚltimas estafas detectadas por redes sociales

Últimas estafas detectadas por redes sociales

Últimas estafas detectadas por redes sociales

 

 


 

Nueva ciberestafa detectada para robar nuestra cuenta de Facebook

Facebook vuelve a convertirse en el escenario de un nuevo ataque de phishing. La red social con mayor número de usuarios del mundo, aproximadamente 2.700 millones, no para de crecer. Tanto es así que su número de usuarios activos se ha duplicado en el último lustro. Este crecimiento suscita a que ciberdelincuentes la utilicen para engañar a las personas y lograr que compartan información confidencial como contraseñas, números de tarjetas de crédito o información bancaria.

Mucho cuidado con último timo para robarte la cuenta de Facebook. Estos días varios usuarios de la red social están recibiendo mensajes procedentes de un contacto desconocido en el que se incluye un enlace y el siguiente texto: ¿Eres tu que apareces en este Video?

Al hacer click en el enlace de este mensaje somos redirigidos a una página en la que Facebook nos solicita que verifiquemos nuestra cuenta para tener acceso al video en el que teóricamente aparecemos. Obviamente tal video no existe y lo único que están intentando es adquirir nuestros datos de acceso a Facebook para poder robarnos nuestra cuenta. Si caemos en la trampa de este tipo de mensajes, lo mejor que podemos hacer es denunciar lo sucedido.

El uso masivo de Internet ha permitido que el acceso a la información sea fácil e inmediata logrando conectar a través de redes sociales a miles de personas en todo el mundo. Pero no todo iban a ser beneficios. Con su uso también han aparecido amenazas comunes como el phishing.

El phishing consiste en un ataque informático que utiliza medios de comunicación digitales tales como las redes sociales, el correo electrónico o aplicaciones móviles con el fin de engañar y estafar a las personas. El objetivo de estos ataques como el que te contamos de Facebook es obtener datos confidenciales para cometer delitos, ya sea simplemente robarte la cuenta de Facebook o a través de ella lograr algún dato personal que de acceso a cuentas bancarias.

Las principales características que puede tener un ataque de phishing son las siguientes:

  • Que sea un contacto desconocido el que intenta contactar con nosotros.
  • Hacen saltar una alarma o una preocupación dentro de nosotros como el que somos protagonistas de un video del que no tenemos conocimiento.
  • Los mensajes o correos electrónicos de phishing suelen tener enlaces a otras páginas webs o a formularios en los que se nos pide verificar una cuenta.
  • Si el mensaje está mal redactado o contiene faltas de ortografía lo mejor que podemos hacer es desconfiar.

Redes sociales como Facebook también son un coladero de aplicaciones que nos prometen que podremos espiar el Facebook de otra persona. Lo primero es que este tipo de acciones no son éticas y lo segundo es que puede suponernos unos cuantos problemas legales. Es habitual también que encontremos ataques de phishing en este tipo de aplicaciones, por lo tanto, ten cuidado si es que consideras utilizarlas en algún momento de tu vida.

 


 

Así es la nueva estafa por Bizum con la que te pueden robar 50 euros

Bizum se ha convertido en una forma de pago entre amigos y familiares de forma cómoda. Permite enviar hasta 1.000 euros de forma rápida y cómoda en apenas dos segundos. Desde hace un tiempo también permite realizar compras en comercios online.

Este aumento de su uso también ha hecho que aumenten las estafas vinculadas con este servicio. La Guardia Civil advierte de un nuevo intento de estafa a través de WhatsApp y usando Bizum como gancho.

El posible estafado recibe un mensaje a través de WhatsApp de un contacto que tiene guardado en la agenda. En el mensaje se dice que ha hecho un Bizum por error de 50 euros que iba para un artista que le había hecho un trabajo.

La persona procede entonces a hacerle un Bizum para devolverle el dinero que le había enviado supuestamente por error. La estafa reside en que nadie ha enviado ese dinero porque el mensaje no lo está enviando esa persona, sino un hacker.

Otra de las modalidades más extendidas de estafa se lleva a cabo en alguna aplicación de compraventa de objetos. El supuesto comprador de un artículo se pone en contacto con el vendedor para decirle que está interesado en el artículo. Entonces, le explica que le va a realizar un pago en ‘concepto de reserva’ la cantidad de 400 euros a través de Bizum, aceptando el vendedor el procedimiento. El problema aparece cuando el supuesto comprador, en vez de realizar el pago, envía al vendedor una solicitud de dinero.

Los expertos piden comprobar que se ha recibido el dinero y que no se trata de una trampa. Además, todas las aplicaciones mediante las que opera Bizum guardan los registros de entrada y salida de dinero.

 


 

Estas son las cinco estafas más comunes en Instagram ¿Cómo podemos evitarlas?

Instagram ha sido una de las redes sociales que más ha crecido durante la pandemia. Más de 100 millones de usuarios activos de forma mensual son un elemento demasiado goloso como para no pasar desapercibido, tanto para las marcas como para los que buscan las diferentes posibles opciones para engañar a la gente y conseguir algo de rédito económico. 

Las campañas de desprestigio respecto a las diferentes redes sociales están a la orden del día, contrarrestadas con contundentes comunicados en los que se afirma reiteradamente que se trabaja día a día para protegernos y que podamos manejarnos y movernos por estos entornos digitales de la manera más segura posible.

Pero no es oro todo lo que reluce, ni mucho menos. Hay que andar con mucho ojo y desconfiar de publicaciones, mensajes directos, comentarios o anuncios que nos resulten extraños porque podríamos terminar cayendo en una estafa.

Suplantación de identidad

Una amenaza clásica como el phishing también tiene sus variantes dirigidas a usuarios de Instagram, con la finalidad principal de engañarlos y robarles sus credenciales e información personal como fotos privadas. Una vez obtenidas estas credenciales, los delincuentes pueden venderlas en foros de Internet o, si consideran que la cuenta de la víctima es lo suficientemente relevante, pedir un rescate para recuperar el acceso a la misma o incluso usarla para robar las cuentas de sus seguidores o intentar que pulsen sobre enlaces maliciosos que pueden dirigir a todo tipo de amenazas.

Los delincuentes utilizan diferentes técnicas para conseguir engañar a sus víctimas, entre las que se encuentra la generación de una sensación de urgencia. Esto se consigue, por ejemplo, enviando un correo electrónico indicando que se ha producido un acceso no autorizado a la cuenta de la víctima. En estos correos se suele incluir un enlace a una web que simula ser la web de acceso a la red social, por lo que, cuando la víctima introduce su usuario y contraseña, los delincuentes roban sus credenciales.

Además, desde hace algún tiempo se está utilizando otra técnica que consiste en informar al usuario que se han infringido derechos de autor y se debe proceder a una revisión de las publicaciones más recientes. Para solucionar esta incidencia se solicita rellenar un formulario mediante un enlace que en realidad redirige a otra web de inicio de sesión fraudulenta. Algunas variantes de esta técnica pueden utilizar mensajes directos en lugar de emails haciéndose pasar por técnicos de soporte de Instagram.

Podemos evitar ser víctimas de este tipo de engaño si revisamos el remitente del correo o los enlaces a los que se nos intenta redirigir, ya que muchas veces no tienen relación alguna con Instagram. Sin embargo, la mejor medida de seguridad que podemos evitar para evitar el robo de nuestra cuenta pasa por tener activado el doble factor de autenticación, de forma que, aun robando nuestras credenciales, los delincuentes no podrán acceder a nuestra cuenta.

Cuentas clonadas

No son pocas las veces en las que, buscando el perfil de Instagram de alguna celebridad, equipo deportivo u organización oficial, los usuarios se topan con perfiles fraudulentos que tratan de suplantar su identidad. Sin embargo, esto también se produce con perfiles de usuarios comunes y corrientes para tratar de comunicarse con sus amigos y conocidos.

La finalidad principal de esta suplantación de cuentas de usuarios comunes es la de hacer creer a los conocido y familiares que sigan a la víctima suplantada que el usuario suplantado ha tenido problemas con sus cuentas bancarias. De esta forma consiguen que algunos de sus contactos les envíen dinero pensando que están ayudando a un amigo o familiar, cuando en realidad ese dinero termina en el bolsillo de los delincuentes.

Podríamos pensar que esta estrategia no tiene mucho éxito, pero nada más allá de la realidad. De hecho, resulta tan exitosa que los delincuentes también la utilizan cuando se apoderan de cuentas de WhatsApp de usuarios incautos que les reenvían los códigos de verificación con tan solo pedírselos.

Falsa verificación de la cuenta

De la misma forma que sucede con Twitter, Instagram también cuenta con una marca de verificación que comprueba que las cuentas pertenecen a alguna persona o marca destacada por algún motivo. Es también un método para comprobar que la cuenta es realmente de quien dice ser, por lo que no pocos usuarios se guían por esta marca para confirmar que cuentas son reales o destacan por algo en concreto.

Por estos motivos no es extraño que muchos usuarios quieran obtener esta marca de verificación y los delincuentes no pierden la oportunidad para tratar de engañar a los usuarios. La táctica es sencilla, poniéndose los estafadores normalmente en contacto con sus víctimas para ofrecerles esta verificación a cambio de un precio.

Actualmente, el proceso de verificación de cuentas solo lo realiza la propia Instagram, tal y como explican en la sección de soporte de su web. Por tanto, cualquier oferta de un usuario o servicio externo ajeno a la empresa que asegure poder proporcionar esta verificación se trata de una estafa y debemos ignorarla.

Estafadores románticos

A estas alturas podríamos llegar a pensar que quien es estafado creyendo que ha encontrado el amor de su vida por Internet se lo merece. Sin embargo, este tipo de estafas sigue siendo muy rentable para los delincuentes, lo que demuestra que aun quedan muchas personas que confían en el cupido digital para encontrar a su media naranja.

Instagram no escapa a esta estafa clásica y esta red social también es usada por los estafadores románticos para conseguir nuevas víctimas a las que embaucar con falsas promesas de amor eterno. Este tipo de estafas suelen tener una fase de cortejo inicial más o menos larga, en la que el delincuente se gana la confianza de la víctima primero indicando que le gustan las publicaciones de la víctima, seguidamente comentando en alguna de sus publicaciones y, finalmente, hablando con ella mediante mensajes directos.

Cuando el estafador ya se ha ganado la confianza de la víctima es cuando empezará a pedirle dinero para hacer frente a una emergencia e incluso poder pagar el billete que permitirá reunir a la pareja. Sin embargo, la persona que se esconde detrás de ese perfil tiene otras intenciones y no son otras que sacar la mayor cantidad de dinero de la víctima engañada, algo que no dudará en hacer aunque esto implique dañar profundamente sus sentimientos.

Tiendas fraudulentas

Como red social, Instagram también cuenta con la posibilidad de que las marcas y las empresas publiciten sus productos y servicios. Así pues, es posible que veas frecuentemente anuncios de marcas o tiendas conocidas pero también es probable que se cuelen anunciantes con malas intenciones. Mediante precios con descuentos agresivos, los estafadores pueden hacer que varios usuarios de la plataforma se interesen por los anuncios que han preparado y los redirijan a webs de tiendas fraudulentas.

En esas tiendas, las víctimas realizarán sus compras pensando que han encontrado una ganga cuando, en realidad habrán perdido el dinero gastado o, peor aún, los datos de su tarjeta de crédito. Por ese motivo es importante desconfiar de precios sorprendentemente bajos y evitar comprar en tiendas online con poca o mala reputación, teniendo en cuenta que algunas de las reseñas podrían estar realizadas por los propios delincuentes.

 


 

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.