Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas Noticias10 recomendaciones para “sobrevivir” a una ola de calor en verano

10 recomendaciones para “sobrevivir” a una ola de calor en verano

Llega el aumento de las temperaturas en los termómetros, y, como consecuencia, nos adentramos a la época de las frecuentes olas de calor, muy características durante los meses del verano, sobretodo en el panorama extremeño donde el calor es asfixiante muchos días de verano. Las altas temperaturas hacen extremar la precaución a la población, que se protege para no sufrir un golpe de calor.

Por tanto, ante la llegada de una ola de calor, es importante protegernos y ser precavidos. Además, si es necesario, ante cualquier dudao problema sanitario, es imprescindible consultar a nuestro médico de cabecera.

No obstante, las principales recomendaciones que indican los expertos para poder superar una ola de calor en verano son los siguientes:

– Mantener los alimentos en el frigorífico y vigilar siempre las medidas higiénicas de conservación.

– Beber más líquidos: no hace falta esperar a tener sed. Es imprescindible beber agua, zumos de fruta ligeramente fríos y bebidas isotónicas, evitando las bebidas con cafeína, alcohol o azucaradas que favorecen la pérdida de líquido corporal.

– Evitar comidas copiosas y tomar más verduras y frutas: es recomendable comer menos cantidad y más veces al día. Además, en verano no se debe tomar comidas muy calientes.

– Evitar salir de casa durante las horas centrales del día: concretamente entre las 12 del mediodía y las 6 de la tarde.

– Descansar con frecuencia en la sombra: no exponernos al sol durante un rato prolongado, buscar siempre los sitios con sombra.

– Usar ropa de tejidos naturales, ligera y holgada, de colores claros: además, protegerse con sombrero, gafas de sol y cremas protectoras solares.

– Permanecer en espacios ventilados o acondicionados: además, no permanecer mucho tiempo en espacios cerrados que no estén acondicionados, donde el calor es más intenso.

– En casa, utilizar las habitaciones más frescas: además, durante el día debemos bajar las persianas y cerrar las ventanas, pues lo mejor es abrirlas por la noche para ventilar.

– Beber más líquidos: no hace falta esperar a tener sed. Es imprescindible beber agua, zumos de fruta ligeramente fríos y bebidas isotónicas, evitando las bebidas con cafeína, alcohol o azucaradas que favorecen la pérdida de líquido corporal.

– Reducir la actividad física: sobretodo en exteriores en las horas de mayor calor.

Si experimentas una situación en la que a una persona le da un golpe de calor, lo primero que debes hacer es llamar a emergencias sanitarias, al 112. Luego, colocar a la persona afectada en un lugar a la sombra y quitarle la ropa para airearle. Ofrecerle abundante agua y refrescarle con agua fría o hielo, sobre todo la cara y axilas.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.