Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioNoticias del día6 consejos para mejorar la eficiencia energética de tu casa

6 consejos para mejorar la eficiencia energética de tu casa

Consejos para mejorar la eficiencia energética de tu casa

La eficiencia energética es, hoy en día, cada vez más importante. Esto se traduce en tener un consumo responsable de luz, agua y gas en el hogar, no sólo por el ahorro económico que nos puede suponer a final de mes, sino también para contribuir a la mejora de la sostenibilidad del planeta reduciendo las emisiones de nuestro hogar. ¿Sabías que cada hogar emite 12,5 toneladas de CO2 al año? Promotores y constructores tienen como objetivo la construcción de viviendas de consumo casi nulo, pero la edad media de las viviendas en España (unos 45 años), pone de manifiesto la necesidad de rehabilitación de viviendas para lograr el objetivo de descarbonización fijado para 2050. 

¿Qué es la eficiencia energética?

La eficiencia energética es un concepto que hace referencia, en este caso, a un hogar que tiene un consumo de energía inferior a la media. Además, a un hogar con eficiencia energética también puede caracterizarle el uso de energías renovables, como el uso de energía solar, en sustitución de energías tradicionales. A partir del año 2020, en España será obligatoria la construcción de edificios con eficiencia energética, es decir, que tengan un consumo de energía muy reducido, pues así ha sido dictaminado por la Unión Europea. 

Certificación energética

Actualmente existe un documento que permite clasificar el consumo energético de las viviendas, este documento es la certificación energética, y se requiere a la hora de vender o alquilar un piso, pues evalúa tanto el consumo energético y como las emisiones nocivas que emite cada hogar. Esta certificación establece 7 niveles, que van de la A a la G, que evalúa el valor de eficiencia energética, siendo la “A” la mayor eficiencia energética, y la “G” la peor.

Clasificación de eficiencia energética

Las hipotecas verdes son hipotecas cuyo tipo de interés está vinculado (y bonificado) al resultado de la certificación energética de la vivienda. Son pocos los bancos que, actualmente, ofrecen este tipo de hipotecas, es por ello que, desde Europa, han querido impulsar la creación de un estándar de hipotecas verdes a través del Proyecto EeMAP. Este proyecto se basa, principalmente, en ofrecer unas bonificaciones para la compra de una vivienda con una certificación energética de nivel A o B, o bien prestar bonificaciones para reformas de viviendas que mejoren su certificación en, al menos, un 30%. 

¿Cómo mejorar la eficiencia energética en el hogar?

A continuación les contamos una serie de consejos para reducir el consumo de energía en el hogar y tener un ahorro económico, además de favorecer el medio ambiente: 

Mejorar el aislamiento de la vivienda

Los expertos aseguran que el 65% de la energía de los hogares se pierde si no están aislados correctamente, por lo que es importante que revises el estado de ventanas, suelos, muros y tejado para controlar las pérdidas de calor. Sabemos que cambiar las ventanas puede conllevar una gran inversión, pero, a largo plazo notarás el ahorro. 

Reemplazar electrodomésticos antiguos para reducir el consumo de energía

Los electrodomésticos más antiguos consumen mucha más energía que los más modernos, por lo que notaremos una gran diferencia en el consumo de energía si decidimos reemplazar los electrodomésticos antiguos por unos nuevos. También existe una certificación que nos indica el nivel de consumo de los electrodomésticos, muy similar a la que os contábamos acerca de los edificios. 

Usar eficientemente la calefacción del hogar

Es muy importante mantener el calor o el frío que generamos en casa, controlando, por ejemplo, que las ventanas no queden abiertas si ponemos el aire acondicionado en verano, o con la calefacción en invierno. El material con el que estén fabricadas las puertas y ventanas, y el aislamiento con el que cuente las paredes de la vivienda también influirá en cómo mantener la temperatura de nuestro hogar. A esto debemos sumarle no mantener temperaturas ni muy calurosas en invierno ni demasiado frías en verano. 

Luz natural y artificial de bajo consumo

Debemos aprovechar al máximo la luz natural que entre por las ventanas de nuestro hogar, abriendo completamente las persianas, toldos, cortinas… Como un buen complemento para cuando la luz natural no sea suficiente, podríamos utilizar bombillas de bajo consumo. 

Reducción en el consumo de agua 

Algunos trucos básicos como completar al máximo la capacidad de la lavadora y el lavavajillas, no mantener los grifos abiertos más tiempo del necesario, o utilizar una cisterna de doble descarga, son bastante sencillos de llevar a cabo y nos ayudarán a reducir nuestro consumo de agua. 

Mantener equipos apagados para ahorro energético

Muchas veces dejamos apartados electrónicos sin apagar por completo, el caso más frecuente podría ser el del televisor, y estos, aunque se queden en reposo, siguen consumiendo energía. 

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.