Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasAlternativas para calentar nuestro hogar sin uso de electricidad ni gas

Alternativas para calentar nuestro hogar sin uso de electricidad ni gas

Alternativas para calentar nuestro hogar sin uso de electricidad ni gas

En nuestro país, según datos de consumo del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía de España (Idae), la demanda energética en los hogares se cubre en un 43% con electricidad, un 18,5% con gas natural, los productos petrolíferos ascienden al 18,6% y un 19% con energías renovables. 

La biomasa es una de las alternativas más conocidas, por lo que si en su hogar carece de una chimenea convencional, se puede optar por las bio estufas o chimeneas independientes, las cuáles pueden rondar los 62 euros. Estas estufas funcionan únicamente con etanol, por lo que no se consume ni electricidad ni gas, y debido a su tecnología aislante, estas no expulsan ningún residuo de humo haciendo que puedan usarse tanto en exteriores como interiores.

Por otro lado, las estufas de poli combustible, también suponen una alternativa para calentar el hogar y es similar a las estufas de pellets, sin embargo estas también funcionan con otros materiales como pueden ser cáscaras de almendra o huesos de aceituna con un precio que ronda los 1.000 euros. Estas estufas son respetuosas ya que no expulsan gases tóxicos y aunque al principio supone un desembolso mayor que el resto de opciones, esta se amortiza en el tiempo al no requerir del uso de electricidad o gas natural en absoluto.

También tenemos la calefacción por infrarrojos. Estos calefactores, están compuestos por placas cerámicas que se instalan en la pared proporcionando calor en la habitación que se encuentren a través de la irradiación de infrarrojos. Esta calefacción transforma el 95% de la potencia en radiación térmica, haciendo que el consumo de energía para funcionar sea mucho menor del habitual. Asimismo, al igual que las estufas de bioetanol, este método no genera ningún tipo de residuo.

Asimismo, existen los sistemas de climatización geotérmica que están basados en instalar en el terreno sondas que recogen el calor y lo trasladan al vaporizador de la bomba térmica. Este vapor se comprime y alcanza una temperatura mayor que es canalizada al sistema de radiación elegido. Si lo comparamos con el uso de la calefacción convencional o de sistemas tradicionales como radiadores eléctricos, este sistema usa mucha menos energía ya que su uso puede puede producir un ahorro de hasta el 75%.

En el caso de las calderas renovables, a través del uso de bombas de calor de la tecnología aerotérmica se puede calentar el agua gracias al intercambio térmico con el exterior. Por lo tanto, esto hace que se pueda crear calefacción en invierno, refrigeración en verano así como agua caliente durante el año entero sin generar humos ni residuos.

Este método solamente requiere el uso de la energía para iniciar el motor, ahorrando un 25% en el caso de gas natural y un 50% cuando se trata de Gasoil. A pesar de que la instalación supone un precio superior al de la calefacción convencional, al no hacer uso constante de la energía eléctrica este precio se amortigua en un período de entre 5 y 12 años.

Por último, nos encontramos con accesorios como las cortinas térmicas que tienen la función de aislar ventanas y puertas por las cuales puede escapar el calor de una habitación. Asimismo, si este accesorio se combina con el uso de alfombras que aíslan el frío y muebles con tejidos que retengan el calor, estas pueden contribuir a que la temperatura de la casa se mantenga mucho mejor.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.