Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioNoticias destacadasAumentan los casos de phishing; pero podemos ayudarte

Aumentan los casos de phishing; pero podemos ayudarte

Aumentan los casos de phishing; pero podemos ayudarte

En estos últimos dos años, desde que llegó la pandemia y el teletrabajo se convirtiera en el modo de trabajo más habitual, los ciberataques a empresas y eCommerce no han parado de crecer. Y ahora, a causa del estallido de la Guerra en Ucrania, las cifras siguen aumentando cada vez más. De echo, los ataques han aumentado un 358% en comparación con 2019. Los ciberataques más frecuentes suelen ser: Adware, DDoS, Spoofing, malware y phishing. Con este último, el objetivo de los ciberdelincuentes es obtener los datos de las cuentas online de los usuarios y suplantar su identidad ante las entidades financieras para realizar transferencias o compras.

Sin embargo, cuando nos damos cuenta de que nos han sustraído dinero de la cuenta o de la tarjeta, podemos pensar que hemos echo “el tonto”. Nada más lejos de la realidad. Las técnicas usadas por los ciberdelincuentes son cada vez más sofisticadas, llegando a falsificar casi al milímetro las webs de los bancos o “colar” sus mensajes fraudulentos en el hilo de SMS de nuestra entidad, junto a los que, por ejemplo, nos proporcionan un código para hacer un Bizum. Cada vez, por tanto, es más fácil caer en la trampa.

Por fortuna, la legislación nos protege y la jurisprudencia confirma que es la prestadora de los servicios de pago quien tiene la obligación de facilitar un sistema de banca telemática segura, y no son sus clientes- usuarios los que deben prevenir ni averiguar las modalidades de riesgos que el sistema conlleva, ni prevenir con un asesoramiento experto los mismos, no pudiendo en suma la parte obligada legalmente a ofrecer un modelo de servicio de caja que requiere de un especial nivel de seguridad, objetar que el usuario debía conocer aspectos técnicos tales como identificar una web como falsa -cuando no consta que fuera burda y por tanto, evidente de toda falsedad-, ni que no eran fallos técnicos sino riesgos fraudulentos, determinados comportamientos de la plataforma que, no se olvide, son tan factibles que incluso el contrato de banca directa alude -para eludir responsabilidades el prestador- al riesgo de fallos técnicos, errores, interrupciones, desconexiones, sobrecargas y otras formas de defectos en la conexión.

Si se encuentra en esta situación, no dude en contactar con nosotros. Le podemos ayudar a recuperar su dinero, como ya hemos logrado con algunos de nuestros socios.

 

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.