Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasCláusulas suelo: En qué consisten y cuándo se consideran abusivas

Cláusulas suelo: En qué consisten y cuándo se consideran abusivas

Cláusulas suelo: En qué consisten y cuándo se consideran abusivas

Se trata de una cláusula que se introducía por parte de las entidades bancarias en el contrato de hipoteca, estableciendo un interés fijo sobre el interés variable. Es decir, los bancos limitaban la variabilidad de ese interés para que nunca fuera más bajo de lo que querían.

Esta forma de actuar era muy habitual, sobre todo, antes de 2013, y es que ese año el Tribunal Supremo empezó a pronunciarse al respecto y determinó que se trataba de una cláusula abusiva, nula y, por tanto, que se debían devolver los intereses cobrados de más.

Esta sentencia del 9 de mayo de 2013 es muy relevante porque establece que solamente se podía solicitar el dinero indebidamente pagado desde la publicación del escrito. Sin embargo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) rectifica ese contenido en sentencia del 21 de diciembre de 2016 y pasa a considerar abusiva toda aquella Cláusula Suelo adherida a una hipoteca, sea cual fuere su fecha de firma.

No es fácil localizar esta cláusula dentro de una hipoteca. De hecho, una de las principales razones por las cuales la Cláusula Suelo resulta abusiva radica en la desinformación generalizada de la sociedad sobre este tema. Y es que, aunque una hipoteca contara con un tipo variable dentro de la misma, las entidades bancarias añadieron un apartado bajo el título ‘límite a la variación del tipo de interés’. En ese contenido, la entidad se aseguraba que, aunque el Euribor descendiera, existiera un tope inferior del que nunca podría bajar el tipo de interés de esa hipoteca.

Como consecuencia, la falta de transparencia en la gestión bancaria derivó en que casi la totalidad de préstamos hipotecarios concedidos en la última década cuente con este problema.

Cuando hablamos de Cláusula Suelo en un préstamo hipotecario, tanto las viviendas como los negocios se ven afectados, aunque en este último caso nos encontramos con ciertos matices que lo hacen especial. Y es que hasta hace relativamente poco tiempo las Cláusulas Suelo en préstamos destinados a negocios no se consideraban abusivas porque se entendía que la persona que contrataba esa hipoteca no era consumidor, presumiéndose que el comprador tenía ciertos conocimientos a la hora de contratar este préstamo con el banco.

El 11 de marzo de 2020, el Tribunal Supremo dictó una sentencia en la que establecía que estas personas, aunque no fueran considerados consumidores como tal, también contaban con el derecho a reclamar el dinero indebidamente pagado a los bancos por ser afectados por una Cláusula Suelo.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.