Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasCoches conectados, internet de las cosas, cirugías en remoto: lo que traerá el 5G a España

Coches conectados, internet de las cosas, cirugías en remoto: lo que traerá el 5G a España

Coches conectados, internet de las cosas, cirugías en remoto: lo que traerá el 5G a España

El 5G comercial ya es una realidad. Telefónica anunció este martes el lanzamiento de la nueva tecnología en el 75% de la población antes de que acabe el año. De hecho, las grandes urbes de más de 50.000 habitantes lo tendrán en las próximas semanas, democratizando la llegada de este nuevo estándar de redes de telecomunicaciones.

Telefónica se suma a Vodafone que lanzó el 5G en quince ciudades hace un año y que ya está en 21 urbes. Por su parte, Orange espera implantar en los próximos días su red comercial 5G en seis ciudades –Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Málaga y Logroño-, con una cobertura aproximada del 20%. Una red que también utilizará MásMóvil para ofrecer 5G a sus clientes.

De esta manera, antes de que finalice septiembre las cuatro grandes operadoras españolas tendrán cobertura 5G comercial, lo que sitúa a España a la vanguardia de esta tecnología en todo el continente, solo por detrás de Reino Unido y Alemania, que ya la ofrecen a sus ciudadanos.

Según datos de la Comisión Europea, el impacto económico del 5G supondrá un conjunto de inversiones por valor de más de 5.000 millones de euros y la creación de más de 300.000 puestos de trabajo en España.

El despliegue de redes 5G es uno de los ejes de la estrategia España Digital 2025, presentada por Pedro Sánchez a finales de julio. Un conjunto de medidas, reformas e inversiones articuladas en diez ejes estratégicos, alineados a las políticas digitales marcadas por la Comisión Europea y un horizonte de sostenibilidad e inclusión.

¿Para qué sirve el 5G?

Estas reformas estructurales movilizarán un volumen de inversión del entorno de los 70.000 millones de euros, 20.000 millones de fondos públicos (15.000 millones europeos) y otros 50.000 millones de inversión privada.

Pero la gran pregunta es para qué sirve el 5G. ¿Podremos conectar coches, electrodomésticos o industrias?, ¿servirá para construir ciudades y edificios inteligentes?, ¿podremos hacer cirugías en remoto? Las posibilidades del 5G son infinitas, pero debemos ir paso a paso, a medida que se vayan desplegando las redes y se vayan liberando las frecuencias.

La red 5G o red de quinta generación es una tecnología de red inalámbrica descubierta a partir de la evolución de la red 4G LTE. Complementa la cobertura 4G de nuestros teléfonos móviles, como el 4G sustituyó al 3G. De entrada, proporciona una mayor velocidad de la red, mejora el ancho de banda y prácticamente no tiene latencia.

Esto permitirá, entre otras cosas, descargas de películas en pocos segundos, la distribución de enormes cantidades de datos y que el tiempo de respuesta se reduzca a milisegundos, por lo que será posible aplicaciones quirúrgicas o de coche conectado. Pero para esto último, de momento deberemos esperar algunos meses.

Lo primero que debemos es separar los usos privados y los industriales. En el primer grupo de soluciones, la primera diferencia que notaremos con respecto al 4G es que nuestras descargas serán más rápidas. Se logrará fijar como mínimo una velocidad de bajada de 100 Mbps con la banda de los 700 MHz. Aumentando esa banda, se puede llegar a alcanzar un máximo de 10 Gbps, en teoría, ya que en la práctica todavía no se han alcanzado estas velocidades.

Usos domésticos

A nivel de usuario esto se traducirá en que las películas se descargarán en segundos y las canciones en décimas de segundo. De hecho, descargar contenidos con 5G será mucho más rápido que la conexión de nuestros hogares o de nuestros centros de trabajo, lo que nos permitirá gestionar nuestras descargas con mucha mayor velocidad y eficiencia. 

En el caso de la baja latencia, se ha demostrado que una conexión de 5G prácticamente no tiene interrupciones y que si las tuviese, estas serían imperceptibles para el ojo humano. Esto permite jugar videojuegos de manera online sin cortes ni retrasos entre los jugadores de una partida.

Gracias a ello podremos videovigilar nuestra segunda vivienda en tiempo real y realizar emisiones de streaming sin ningún tipo de retraso aunque estemos en la otra parte del mundo. De hecho, pruebas piloto 5G han permitido que una orquesta toque perfectamente sincronizada, pese a que todos sus componentes estaban en países distintos. 

El entretenimiento también cambiará por completo. En la emisión de eventos, pero también la realización de los espectáculos en vivo, donde la realidad aumentada entrará en una nueva dimensión, podremos ver desde nuestros móviles contenido enriquecido en el mismo momento en el que vemos un evento dentro de un campo de fútbol o de baloncesto. 

La videollamada, reuniones virtuales, eventos en formato digital serán, por fin, sin cortes ni interferencias. Por otra parte, el hecho de que no exista latencia permitirá, por ejemplo, que si tenemos una dolencia cuyo cirujano especialista vive en Japón, podrá dirigir la intervención de forma 100% segura y en el minuto.

Usos industriales

Podremos tener más dispositivos conectados en todo nuestro hogar, lo que abre la puerta al internet de las cosas, desarrollado al máximo nivel. Televisores, neveras, aire acondicionado, tostadoras, lavadores, sistema de iluminación… todo conectado al mismo tiempo y dirigido en tiempo real desde un dispositivo móvil. Y lo que es mejor, los dispositivos estarán conectados entre ellos y podrán interactuar.

En el ámbito de las empresas, va a cambiar la gestión de suministros con la creación de redes privadas para usos industriales con el network slicing, se disparará el uso de otras tecnologías como el Big Data, se producirán comunicaciones masivas de Internet de las cosas y se reducirá en el consumo de energía de la red.

La gestión remota de casi todo va a cambiar por completo con nuevas maneras de entender la logística, almacenes y equipos. El coche se conectará con su entorno de forma totalmente segura y la conducción autónoma será una realidad. Por ejemplo, los taxis sin conductor podrán masificarse con el desarrollo del 5G.

La velocidad del 5G hará posible disponer totalmente de herramientas que ahora todavía no están al 100%, desde los comandos de voz hasta el reconocimiento facial, el procesamiento de imágenes y las interfaces basadas en gestos. 

¿Qué se puede hacer ahora?

Un mundo de posibilidades que se irá abriendo con el paso de los meses. De momento, se podrán hacer muy pocas cosas del amplio abanico que promete el 5G. La velocidad desplegada por las operadoras y su latencia permitirá tres cosas de manera inmediata: una velocidad de descarga superior incluso a la de los hogares, jugar en línea sin tener consolas físicas y ver vídeo en 4K sin cortes.

Descartados los usos industriales, con el espectro que tienen las compañías sólo se podrá hacer un uso en terminales y se descarta la conexión con otros dispositivos como electrodomésticos o coches, por ahora. El uso quirúrgico masivo y en fábricas tampoco se podrá realizar hasta que se subaste la banda de 700 MHz, la de mayor ancho y prevista para el primer trimestre del próximo año, y se realicen despliegues mayores en el resto del país.  

Hay que ver cómo las operadoras irán configurando sus ofertas de 5G para que llegue al mayor número de usuarios. De momento, Telefónica, Orange y Vodafone ya tienen disponibles tarifas de datos móviles ilimitados, algo clave para el 5G y su alto consumo de datos, pero falta la parte más importante: los terminales.

Ya hay una veintena de terminales disponibles, pero pocos cuestan menos de 400 euros y la mayoría están por sobre los 1.000. Para la llegada al mayor número de usuarios será clave la salida del iPhone 5G que se espera para las próximas semanas, y terminales más baratos de Samsung, el mayor vendedor de teléfonos móviles. 

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.