Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasCómo puede afectar el consumo de Ibuprofeno a la salud de nuestro hígado

Cómo puede afectar el consumo de Ibuprofeno a la salud de nuestro hígado

Cómo puede afectar el consumo de Ibuprofeno a la salud de nuestro hígado

El ibuprofeno es un medicamento aprobado oficialmente por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) y por lo tanto cuenta con el certificado de calidad de las autoridades sanitarios. No obstante, como cualquier medicación, es necesario tener en cuenta una serie de advertencias y contraindicaciones de cara a su consumo.

En concreto, el ibuprofeno es una medicación que se integran en el grupo de los llamados medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs).

Es además uno de los medicamentos más populares y más utilizados en España, debido a su eficacia como tratamiento en diferentes afecciones de salud, como fiebre, tratamiento del dolor de intensidad leve o moderada, incluida la migraña.

También está indicado como tratamiento de la artritis, artritis reumatoide juvenil, artrosis, espondilitis anquilosante, inflamación no reumática y dismenorrea primaria.

Cómo cualquier otro medicamento, el ibuprofeno también cuenta con una serie de contraindicaciones en determinadas circunstancias, establecidas por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios.

Así, entre estas contraindicaciones, la AEMPS señala que las personas con algún tipo de enfermedad en el hígado o los riñones no deberían tomar ibuprofeno.

Además, estas son otras de las contraindicaciones por las que no se debería tomar ibuprofeno en las siguientes circunstancias:

  • En caso de ser alérgico al ibuprofeno u otros medicamentos del grupo de los AINEs.
  • Si eres alérgico a cualquiera de los componentes que se encuentran en el ibuprofeno.
  • Si vomita sangre.
  • En caso de tener o haber tenido una úlcera o hemorragia en el estómago. Tampoco en caso de haber sufrido una perforación del aparato digestivo.
  • Si presenta heces de color negro o diarrea con sangre.
  • En caso de insuficiencia cardíaca grave.
  • Si presenta trastornos hemorrágicos graves o de coagulación sanguínea.
  • Si está en el tercer trimestre del periodo de embarazo.

Como hemos podido comprobar, las personas con algún tipo de enfermedad renal o hepática deben evitar el consumo de ibuprofeno. Pero además, en ocasiones, la ingesta de este tipo de medicamentos puede generar algún tipo de efecto adverso en riñones e hígado.

Al igual que cualquier medicación, el ibuprofeno también puede generar efectos adversos tras su consumo, aunque no todas las personas tienen por qué desarrollarlos. Igualmente, los efectos adversos por el consumo de ibuprofeno son más habituales en personas mayores de 65 años.

En función de la frecuencia en la que puedan aparecer efectos adversos en un medicamento, la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios establece la siguiente clasificación:

  • Muy frecuentes (en más de 1 de cada 10 pacientes).
  • Frecuentes (entre 1 y 10 de cada 100 pacientes).
  • Poco frecuentes (entre 1 y 10 de cada 1.000 pacientes).
  • Raros (entre 1 y 10 de cada 10.000 pacientes).
  • Muy raros (en menos de 1 de cada 10.000 pacientes).
  • Frecuencia desconocida (no se puede estimar a partir de los datos disponibles).
Así, desde la AEMPS aseguran que se han observado diferentes efectos adversos en relación al consumo de ibuprofeno y la salud de los riñones. «En base a la experiencia con los AINEs en general, no pueden excluirse casos de nefritis intersticial (trastorno del riñón), síndrome nefrótico (trastorno caracterizado por proteínas en la orina e hinchazón del cuerpo) e insuficiencia renal (pérdida súbita de la capacidad de funcionamiento del riñón)».Igualmente, aunque advierten que puede ocurrir en «raras ocasiones», los medicamentos como el ibuprofeno pueden asociarse a lesiones hepáticas (referentes al hígado).Teniendo en cuenta la clasificación anterior, otros efectos adversos raros son «hepatitis (inflamación del hígado), anomalías de la función hepática e ictericia (coloración amarilla de la piel y ojos). Frecuencia desconocida: insuficiencia hepática (deterioro severo del hígado)».

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.