Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasEl aire acondicionado afecta al consumo del coche

El aire acondicionado afecta al consumo del coche

El vehículo privado se ha convertido, más que nunca, en una opción muy utilizada por los ciudadanos para evitar contagios. Con la subida registrada por los combustibles en pleno inicio del verano, muchos conductores optan por circular con las ventanillas abiertas en vez de con el aire acondicionado puesto, y así ahorrar combustible.

Es cierto que tanto el aire acondicionado necesita que el motor realice un esfuerzo superior, el necesario para que funcione un compresor. Y este esfuerzo supone también un mayor consumo. Para comprobarlo podemos hacer una sencilla prueba, circulando a una velocidad constante por una carretera llana, poner el aire acondicionado. Enseguida notaremos un tirón y será necesario que pisemos un poco más el acelerador para mantener la misma velocidad.

Un mal uso del aire acondicionado, podría incrementar el consumo de carburante entre el 5% y el 20%, aunque el vehículo es más aerodinámico con las ventanillas cerradas que con ellas abiertas. A más de 70 Km por hora, el aumento de consumo puede ser ligeramente inferior o similar al de llevar el aire acondicionado conectado.

Si nos centramos en los comportamientos específicos, tenerlo encendido de forma continuada elevaría el gasto en un 8%. Por eso es imprescindible utilizarlo solo cuando sea necesario. También conviene apagarlo en ciudad a bajas velocidades y, en su lugar, abrir las ventanillas.

Sucede todo lo contrario en carreteras cuando se circula más rápido. Las ventanillas abiertas aumentan la resistencia del vehículo y, consecuentemente, el consumo. En cualquier caso, antes de encenderlo es recomendable enfriar el coche unos minutos. Es una manera de que el sistema trabaje menos.

Para que el consumo de combustible sea el menor posible lo mejor es que este aire acondicionado mantenga una temperatura en nuestro coche entre los 20 y 24 grados, ya que ponerlo a menos temperatura puede implicar un aumento del consumo del 20 por ciento.

Esto no quiere decir que no pongamos el aire acondicionado, no hay que olvidar que el aire acondicionado hace que viajemos con un mayor nivel de confort, lo que redunda también en una mayor seguridad. Una temperatura elevada en el interior de nuestro coche puede además provocar somnolencia y hacer que aumente el riesgo de tener un accidente. Según algunos estudios, un conductor que viaje con una temperatura de unos 35ºC tiene unos reflejos similares a los que tendría tras haber bebido un par de cervezas.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.