Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas Noticias¿Eres de los que colocan los huevos en la puerta de la nevera?

¿Eres de los que colocan los huevos en la puerta de la nevera?

¿Eres de los que colocan los huevos en la puerta de la nevera?

El huevo es uno de los productos más consumidos en nuestro país. De hecho, España es el cuarto productor y el máximo consumidor de la UE. Los españoles, de media, toman unos 168 huevos al año. Y una gran mayoría tiende a guardar los huevos en la puerta de la nevera, pero esta práctica tan común es un error. Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), dependiente del Ministerio de Consumo, es preferible guardarlo en las baldas de la zona alta del frigorífico porque evita las oscilaciones de temperatura.

Este motivo es por el que recomiendan dejar los huevos en la nevera y no en la despensa. Se conservan mejor y se evitan posibles intoxicaciones. También otro aspecto a tener en cuenta es la fecha de caducidad. Por cada semana se incrementa notablemente la intoxicación por salmonella.

Una vez realizada la compra, con los huevos en la bolsa, lo importante es ordenar de forma correcta la nevera. Estos son los consejos que ofrece la AESAN:

Ordenar la nevera, según la AESAN

– En el estante superior: alimentos cocinados (sobras de comida envasadas, recipiente con conservas no utilizadas en su totalidad, etc)

– En el estante del centro: Huevos, productos lácteos y embutidos

– En el estante inferior: alimentos crudos: carne, ave y pescado siempre envasados y separados adecuadamente, y productos en descongelación, así evitaremos goteos y derrames.

– En la puerta: bebidas o alimentos con un consumo frecuente, como leche, refrescos o zumos.

– En el verdulero: Frutas y verduras.

Consejos antes de hacer un huevo

El Instituto del huevo también ofrece una serie de consejos a la hora de consumir el huevo. Para evitar posibles intoxicaciones es importante la conservación, la preparación y el cocinado:

– Comprar huevos con la cáscara limpia e intacta, debidamente etiquetados y con el código de trazabilidad marcado en la cáscara.

– Respetar la fecha de consumo preferentemente indicada en el envase del huevo.

– Poner los huevos en el frigorífico y no a temperatura ambiente.

– No lavar los huevos antes de meterlos en el frigorífico.

– No cascar los huevos en el recipiente donde vaya a batirlos.

– No separar las claras de las yemas con la propia cáscara del huevo.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.