Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioNoticias del díaEspaña fue el quinto país con la electricidad más cara de Europa en 2021

España fue el quinto país con la electricidad más cara de Europa en 2021

España fue el quinto país con la electricidad más cara de Europa en 2021

España se sitúa entre los países con el precio de la electricidad más caro de Europa, según los últimos datos publicados por Eurostat. Así, en 2021 el precio de la luz para los hogares españoles con un consumo entre 2.500 y 5.000 kilovatio-hora fue de 25,69 céntimos por kilovatio-hora, el quinto más caro del continente, por detrás de Alemania, Dinamarca, Bélgica e Irlanda, y por delante de los 22,86 céntimos de media de los 27 países que componen la Unión Europea. Pero, además, a igualdad de poder adquisitivo (Purchasing Power Standard), España ascendió hasta la tercera posición, por detrás de Rumania y Alemania.

Eurostat recopila la información de las comercializadoras sobre los precios repercutidos a sus clientes y en ella se aúnan las tarifas del mercado regulado (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor), que depende del precio mayorista de la electricidad, en el que hay alrededor de 9 millones de consumidores; pero también las del mercado libre, en el que hay más de 11 millones de hogares, por lo que es la mejor herramienta para observar el precio medio de los consumidores eléctricos. Las cifras incluyen el precio básico de la electricidad, los costes de transmisión y de distribución, el alquiler de contadores y otros servicios.

El precio de la luz empezó a incrementarse en España a principios del verano pasado, coincidiendo con el incremento de los precios del gas natural en toda Europa, aunque fue a partir del mes de septiembre cuando se disparó. Así, según el termómetro estadístico de la Unión Europea, el precio de la electricidad con impuestos en España pasó de costar de media 23,23 céntimos en el primer semestre a 28,16 céntimos en el segundo, un 22% más que un año antes.

La media de los países de la Unión Europea fue de 22,23 céntimos en el primer trimestre y de 23,69 céntimos en el segundo. Es decir, la diferencia de precios en España respecto a la media de su entorno se incrementó de un 5% en los primeros meses a un 20% al final del periodo.

El Gobierno rebajó los impuestos de la factura de la luz desde el 1 de julio (del 21% al 10% de IVA y del 5,11% al 0,5% del Impuesto Especial sobre la Electricidad y, además, suspendió temporalmente el impuesto del 7% a la generación eléctrica que grava a las compañías) para tratar de contener el alza en la factura de los consumidores y añadió en septiembre una reducción de los cargos (uno de los dos componentes fijos del recibo) del 97% con el objetivo de cumplir la promesa del presidente del Gobierno de que la factura de 2021 sea “semejante” a la de 2018 una vez descontado el incremento de la inflación desde entonces. 

Según los datos del organismo europeo, los consumidores más pequeños (entre 1.000 y 2.500 kilovatios-hora de energía consumida al año) pagaron 30,78 céntimos por kilovatio-hora, un 3,06% más que en 2018; los medianos (con un consumo de entre 2.500 y 5.000 kilovatios-hora) pagaron 25,69 céntimos por kilovatio-hora, un 5,47% más que en 2018, mientras que los hogares que más consumen (más de 10.000 kilovatios-hora de consumo anual), con un coste de 16,6 céntimos por kilovatio-hora tuvieron un precio de electricidad inferior al de hace dos años.

La diferencia de precios, en los tres casos es inferior a la inflación, que entre los meses de diciembre de 2018 y diciembre de 2021 fue de 6,8%, según el INE. Y en el caso de los consumidores de entre 5.000 y 10.000 kilovatios de potencia el precio es casi el mismo: 21,86 céntimos por kilovatio-hora en 2018 y 21,80 céntimos por kilovatio-hora en 2021 con el alza de la inflación desde 2018 incorporada.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.