Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasLa banca pide dos meses de tregua en la nueva directiva de pagos ante un impacto de 20.000 millones

La banca pide dos meses de tregua en la nueva directiva de pagos ante un impacto de 20.000 millones

La banca pide dos meses de tregua en la nueva directiva de pagos ante un impacto de 20.000 millones

El nuevo año traerá grandes cambios en las compras por internet. La entrada en vigor de una nueva normativa europea sobre pagos electrónicos obligará a bancos y comercios a reforzar la seguridad de todas las operaciones, lo que hará un poco más complejas las compras al ser necesario una doble verificación de la transacción mediante el teléfono móvil. Bancos y comercios avisan de que no todas las empresas han sido capaces de adaptar sus sistemas informáticos al cambio en plena pandemia sanitaria, por lo que prevén un alto número de incidencias durante las primeras semanas de funcionamiento.

Las entidades financieras han pedido al Banco de España y a la Autoridad Bancaria Europea (EBA) que sea flexible en la entrada en vigor de la medida y conceda una prórroga excepcional de dos meses en lo que se refiere a pagos inferiores a 250 euros. Fuentes financieras avisan del impacto que podría tener la entrada en vigor en los primeros días de enero, justo antes de las compras navideñas vinculadas a los Reyes Magos. Sin embargo, las autoridades financieras rechazan los nuevos plazos y señalan que ya se dio una prórroga de 16 meses para que la normativa entrara en vigor.

“Hay comercios que no se han adaptado, y la consecuencia directa será un alto número de rechazos de las operaciones por parte de los bancos”, explica una fuente financiera que ha participado en varias de las reuniones celebradas con el Banco de España por este asunto en las últimas semanas. Según los cálculos realizados por el sector, alrededor de un 20% de los comercios aún han instaurado los nuevos sistemas de pago, que obligan a verificar las transacciones mediante la aprobación a través de la APP del banco. Es decir, ya no será suficiente con introducir el número de tarjeta y el código CVV.

El segundo temor del sector del comercio es que la falta de práctica por parte de los usuarios o el estado incipiente del nuevo sistema se traduzca en un incremento de la fricción en las operaciones, lo que a la postre implique un fuerte incremento de la tasa de abandono en las compras. “Pedimos al Banco de España más flexibilidad para que no afecte al comercio navideño”, explican en el sector financiero. Fuentes del Banco de España responden que la institución actúa como interlocutor, pero las decisiones corresponden a las autoridades europeas.

Carlos Torme, director de expansión de Aecoc, advierte de que la tasa de abandono en las compras en el momento del pago “es escalofriantemente alta” en aquellos comercios que ya han implementado el cambio. Esto ocurre cuando el cliente abandona la compra porque se le hace engorroso el proceso del pago. « En ese momento se produce una fricción en la experiencia de compra y hace que el consumidor abandone el carrito. Se evidencia que el conjunto de la cadena no esta preparada para el cambio », apunta.

Comerciantes y bancos coinciden en que la nueva normativa es muy positiva porque refuerza la seguridad y disminuirán los fraudes en el comercio electrónico, aunque discrepen sobre la fecha de entrada en vigor. Muchos de estos establecimientos, sobre todo los de tamaño mediano y pequeño, han intentado retrasar en la medida de lo posible la actualización de sus sistemas para evitar que ésta tuviera un impacto justo cuando sus tiendas físicas estaban vacías por el impacto del coronavirus.

Entre el 10 y el 15% de consumidores abandona la compra en condiciones normales, pero ahora la tasa “es mucho más elevada” y pone en riesgo entre 18.000 y 20.000 millones de euros de ventas online en España, según estimaciones de la consultora Cmspi. Según explica Torme, el comercio empezó a hacer pruebas en el mes de junio “para poder llegar a Navidad, que es el periodo de más compras, con la operativa engrasada”, pero con la pandemia “todo se ha ido retrasando. Pocos han podido hacer pruebas y los resultados de estas no han sido buenos”.

Los distribuidores más grandes son “los que mejor preparados están”, pero “hay una diferencia entre estar preparado para cumplir la directiva y hacer una implantación óptima de la misma”, es decir, que no estropee la experiencia de compra al cliente y que la tasa de fricción sea la mínima. El pequeño y mediano comercio tiene más problemas, también porque “han tenido menos tiempo para hacer prueba” y porque los grandes logran exenciones en este proceso de autenticación cuando la información proporcionada entre los bancos (el del cliente y el del comercio) es suficiente.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.