Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasLas aves rapaces, víctimas del consumo de microplásticos

Las aves rapaces, víctimas del consumo de microplásticos

Las aves rapaces, víctimas del consumo de microplásticos

En 2017 se calculó que desde 1950 se habían generado en el planeta 8.300 millones de toneladas métricas de plástico, que equivalen a 80 millones de ballenas azules o 1.000 millones de elefantes.

Un problema pesado y gigante que terminó en vertederos mal gestionados o en el medio ambiente, pues solo el 9% de los residuos plásticos ha sido reciclado. Sin embargo, decir que gran parte de los residuos plásticos terminó en el medio ambiente es muy abstracto. En realidad terminan en los alimentos que consumimos o en los estómagos de la fauna silvestre, como por ejemplo las aves rapaces.

Microplásticos como alimento

Un estudio realizado por un equipo de la Universidad de Florida Central confirmó la presencia de microplásticos en los tractos gastrointestinales de nueve especies de aves rapaces. Halcones, águilas pescadoras y búhos ingirieron una variedad de microfibras, microfragmentos, macroplásticos y microperlas.

Hasta los momentos los científicos no habían podido analizar el impacto de los micropláscticos en las poblaciones de estas especies de aves por su estado de protección. Sin embargo, los científicos de la Universidad de Florida Central en colaboración con el Centro Audubon para Aves Rapaces de Maitland, que rescata aves heridas, lograron examinar 63 individuos de 9 especies.

Envenenamiento, inanición y muerte

La aves llegaron al Centro Audubon muertas o murieron en las primeras 24 horas de su llegada sin consumir alimentos durante el cautiverio. Las aves fueron disecadas para extraer el tracto intestinal que iba desde el esófago hasta el intestino grueso.

Luego con un microscopio y una técnica conocida como espectroscopia, que se basa en la absorción o emisión de radiación electromagnética de una sustancia que se quiera estudiar, los investigadores encontraron casi 1.200 piezas de microplásticos.

La acumulación de los microplásticos en el sistema gastrointestinal de la aves rapaces es un hallazgo crucial. Este tipo de aves es crítico en el funcionamiento de los ecosistemas. Son los principales depredadores en el ecosistema. Si se altera el estado de salud de sus poblaciones, se altera toda la cadena de animales, organismos y hábitats de la red alimentaria. Además de que que la acumulación de microplásticos puede ser la causa de envenenamiento, inanición y muerte.

Muchos tipos de plásticos

La investigación señala que se encontró acumulación de microplásticos en todas las especies de aves rapaces y en cada uno de los individuos analizados. Se hallaron un total de 1.197 piezas con un promedio de 11, 9 piezas en cada especie y 0,3 gramos de microplásticos en cada ave.

Las microfibras, un tipo de fibra sintética muy fina que se utiliza en la industria textil, representó el 86% del total de las piezas plásticas más un 13% de microfragmentos, 0,7% de macroplásticos y 0,3% de microperlas,-pequeñas partículas de plástico usadas principalmente por la industria cosmética en cremas y exfoliantes.

La espectroscopia permitió identificar cada uno de los polímeros encontrados en las aves. La celulosa procesada fue el polímero más común. Luego el tereftalato de polietileno, mejor conocido como PET, un tipo de plástico muy utilizado en la industria de la alimentación.

Confusión de alimentos

Los microplásticos azules y de colores claros fueron los que presentaron mayor abundancia en el tracto gastrointestinal de las rapaces. La explicación podría ser que estos plásticos son más cuantiosos en el paisaje. También puede ser que confundan los microplásticos claros con presas o materiales para la anidación.

Por ejemplo, los halcones de hombros rojos (Buteo lienatus), que se alimentan de pequeños mamíferos, serpientes y anfibios, fue la especie que presentó una mayor cantidad de microplástico. En comparación con el águila pescadora (Pandion haliaetus) que se alimenta de peces.

El estudio señala que si las aves rapaces presentan una mayor densidad de microplásticos en el tracto gastrointestinal que los depredadores subacuáticos, podría ser por la combinación de un consumo directo de plástico y por transferencia trófica; es decir, la transferencia del plástico a través de una serie de organismos.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.