Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasLas nuevas tarifas eléctricas tendrán más del doble de horas baratas que caras y ‘normales’

Las nuevas tarifas eléctricas tendrán más del doble de horas baratas que caras y ‘normales’

Las nuevas tarifas eléctricas tendrán más del doble de horas baratas que caras y ‘normales’

El próximo 1 de junio entra en vigor el nuevo sistema de tarifas eléctricas. La gran novedad es que se divide el día en tres tramos horarios con sus respectivos precios en orden descendente: punta, llano y valle. La idea es que se produzca un cambio de hábitos en los usuarios para que desplacen su consumo eléctrico a las horas y días en los que la demanda es menor y, al mismo tiempo, los precios son más baratos.

Para facilitar esta transición, se considerará como periodo valle todas las horas de los fines de semana y de los días festivos. Por tanto, el año tendrá un 15% de horas más baratas que las consideradas caras y ‘normales’ juntas. Así que, en teoría, compensará poner la lavadora, encender el horno o cargar el coche eléctrico en esos momentos.

De las implicaciones que las nuevas tarifas tendrán en el ámbito de los usuarios domésticos y los dueños de coches eléctricos se habló en un webinar organizado recientemente por APPA, la asociación de empresas de energías renovables. La jornada reunió a profesionales de distintas compañías eléctricas y a una asociación de consumidores de electricidad.

Los ponentes coincidieron en que el nuevo sistema «simplifica» las tarifas y envía señales para un cambio de hábitos de consumo de los usuarios. En la actualidad los consumidores domésticos -con línea de baja tensión (menos a 1 kV) y una potencia contratada inferior a los 15 kW- disponen de hasta seis tarifas de acceso. Las denominadas 2.0 incluyen a los usuarios con potencia de hasta 10 kW, y las 2.1, entre los 10 y los 15kW. A su vez, cada una de ellas pueden ser de tipo A (el mismo término de potencia y de energía durante todo el día), DH (con dos periodos de facturación por la energía consumida), y DHS (tres periodos).

Pero a partir de junio estas tarifas de acceso se convertirán un una sola, llamada 2.0TD, que tendrá dos términos de potencia y tres de energía. El consumidor podrá elegir entre dos potencias, una para el periodo valle (de las 08:00 h. a las 00:00 h.) y otra para los periodos punta (de 10:00 a 14:00 h. y de 18:00 a 22:00 h.) y llano (de 08:00 a 10:00 h., de 14:00 a 18:00 y de 22:00 a 00.00 horas). Por tanto, pagará un peaje de acceso distinto para cada uno de esos tramos. Los fines de semana y los festivos nacionales se consideran en su totalidad horas valle.

Menor peso de peajes y cargos en el término de potencia

Una primera consideración es que la parte regulada del recibo -donde se incluyen los peajes de acceso y los cargos– perderá peso en el término de potencia. Según explica Andrés Morata, subdirector de retribuciones reguladas, tarifas y liquidaciones de Endesa, si hasta ahora el precio del término de potencia (en la tarifa regulada, el PVPC) era de 38 euros anuales por kilovatio contratado, ahora será de 30,9 euros en los periodos punta y llano, y de sólo 1,4 euros en el valle.

En cuanto al término de energía -lo que se paga por la electricidad consumida-, las diferencias de precios entre los periodos horarios estarán marcadas por la parte de los peajes y cargos. Es decir, por el componente regulado, que será más caro en las horas punta, menos en las del periodo llano, y mucho más económico en el valle. Además, el precio de la energía -que para los usuarios de la tarifa regulada viene determinado por el mercado mayorista diario- suele ser también más barato en los periodos valle porque son los que menor demanda.

Según Morata, el año tendrá -los cálculos están hechos para uno bisiesto- 2.048 horas en cada uno de los periodos punta y llano, y más del doble (4.688 horas) en el valle. «Lo que nos da un incentivo para trasladar los hábitos de consumo», considera. El experto de Endesa pone un ejemplo práctico: el uso del horno durante una hora en cada uno de los tres periodos horarios. Para el cálculo se tiene en consideración una potencia usada de 1 kilovatio, y un precio de la energía de 60 euros el megavatio/hora. En horario punta esta acción nos costaría 0,197 euros; en llano 0,103 euros; y 0,056 euros en el valle.

«La diferencia será de 14 céntimos entre punta y valle. Puede parecer poco. Pero no se trata sólo de consumir, sino de lo que afecta a la hora de invertir», advierte Morata: el ahorro es más perceptible si por ejemplo se usan bombas de calor con acumulación para calentar la casa, y también a la hora de cargar la batería de un coche eléctrico. Tomando en consideración el mismo precio de energía, una recarga de un coche eléctrico en el domicilio para recorrer 100 kilómetros (más o menos requeriría un gasto de 15 kWh) costaría 2,96 euros en periodo punta, 1,55 euros en llano, y 0,84 euros en el valle.

La razón está en el cambio de horarios y precios de las tarifas que aún hoy utilizaban los usuarios de coche eléctrico: la 2.0 DHS, con un horario superreducido entre las 01.00 y las 07.00 horas. En el nuevo escenario que se abrirá a partir del día 1 de junio el precio más económico se ampliará dos horas. Será, como para todos los usuarios (la tarifa es la misma, la 2.0 TD), de las 00.00 a las 08.00 horas, y las 24 horas del día en los fines de semana y festivos.

Flexibilidad en la recarga del coche eléctrico

«Tenemos dos horas más en horario barato para cargar el coche», asegura Javier Pérez, energy manager de ETRA, empresa del grupo ACS que ofrece servicios de recarga para vehículos eléctricos. Otra consecuencia es que se puede reducir la potencia contratada. «Si tengo un coche eléctrico que requiere una potencia de 50 kW/h y lo quiero cargar en seis horas, tendría que tener contratados un mínimo de ocho kilovatios de potencia. Ahora con seis kilovatios puedo hacer la misma carga», ilustra.

Además, con la actual tarifa 2.0 DHS la potencia contratada es la misma todo el día, lo que eleva considerablemente el término de potencia de la factura. Es decir, siguiendo con el ejemplo anterior, un usuario paga actualmente todo el día por una potencia de 8 kilovatios que en realidad sólo necesita por la noche. Con la nueva tarificación, podrá reducir la potencia contratada en los tramos punta y llano.

Según los cálculos de Javier Pérez, si ese usuario contratara una potencia de 4 kilovatios en el Periodo 1 (punta y llano) y mantuviera los 8 kilovatios en el valle (horario de potencia P2) «se podría ahorrar hasta un 55%. El ahorro ascendería a unos 170 euros al año sólo en el término de potencia». Y eso que los costes regulados incluidos en el término de energía «subirán mucho, sobre todo en los periodos punta y llano».

El reto está en que los clientes modifiquen sus hábitos de consumo. Algo que no será sencillo, en opinión de Luis García, director de gestión de la energía de Gesternova. «La elasticidad de la demanda es poca. Porque, pese a la señal de precios, el consumo entre los usuarios de la tarifa normal y la de discriminación horaria (2.0DH o 2.0DHS) es muy parecido», admite. Es decir, que la mayoría de los consumidores no programaban la lavadora o encendían el horno cuando en las horas más baratas, sino cuando mejor les venía.

A juicio de García, esa elasticidad se conseguirá «a través de la tecnología y la inteligencia artificial que se introduzcan, por ejemplo en las aplicaciones móviles, para que no sea el consumidor el que lo tenga que calcular. Porque por ti mismo no te vas a levantar de la cama para poner la lavadora». Así que la solución estaría en que «distribuidores, comercializadores y los dueños de la tecnología nos pongamos de acuerdo para articular un sistema, que todo esto funciones con inercias térmicas».

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.