Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasLos 8 errores más repetidos al poner la lavadora

Los 8 errores más repetidos al poner la lavadora

Los 8 errores más repetidos al poner la lavadora

Poner la lavadora parece un acto muy simple, pero tiene sus trucos si lo que quieres es que la ropa te quede perfecta y como nueva y que la máquina no se te estropee. Así que además de revisar los bolsillos antes de introducir la prenda en la lavadora y lavar las prendas del revés para que los colores se mantengan mejor, al igual que cuando echas la ropa a secar, hay otros consejos que no debes olvidar seguir.

En esta ocasión te contamos cuáles son los errores que se suelen cometer al poner la lavadora y que debes evitar a toda costa. Toma nota por si acaso cometes alguno para no volver a hacerlo.

No tratar las manchas

En el caso de que alguna de las prendas esté manchada no debes introducirla sin más con el resto de la ropa. Antes de lavarla debes tratar la mancha de la manera adecuada. Puedes usar un quitamanchas o un poco de detergente concentrado y aplicarlo directamente sobre la mancha antes de introducir la prensa en el tambor. O si lo prefieres, añade un chorro de vinagre blanco si necesitas quitar manchas amarillas de la ropa blanca. Te sorprenderá como blanquean y salen más fácilmente.

No controlar la temperatura

No todas las prendas pueden lavarse a la misma temperatura. Si te pasas con el agua caliente algunas encogerán, otras desteñirán u otras pueden deteriorarse. En el supuesto de que dudes si esa camisa o jersey deben lavarse con agua fría, consulta su etiqueta, donde viene claramente indicada la temperatura y el tipo de lavado más adecuado, así como las indicaciones de planchado.

No clasificar la ropa

Otro error es introducir todas las prendas en el tambor sin clasificar, es decir, sin importar el material y el color de las prendas. Procura lavar siempre las prendas de lana juntas, las de ropa blanca y de color claro por un lado, y las oscuras por otro. Ten en cuenta que cada una de ellas requiere un tipo de temperatura y un programa adecuado, así que clasifica la ropa antes de lavarla.

Si tienes espacio en casa para tener dos cestos para la ropa sucia, resulta muy práctico usar cada uno de ellos para la ropa blanca y la de color, o para las toallas y las ropas de vestir. Harás la colada mucho antes.

Sobrecargar la lavadora

Otro de los errores más frecuentes es sobrecargar la lavadora. Para calcular el espacio que debes dejar libre, debes poder introducir una mano entre la ropa y la parte superior del tambor. No lo cargues más o correrás el riesgo de sobrecargar la lavadora y que esta se estropee, o que la ropa no quede bien lavada.

No utilizar la cantidad adecuada de detergente

Un error habitual, que también contribuye a que se incremente nuestro gasto, es usar más detergente y suavizante del necesario. Es fácil creer que al echar más cantidad la ropa saldrá más limpia, pero eso no es así. Tan malo es excederse como quedarse corto. Además, si te pasas, la ropa puede quedar con manchas o restos. Sigue las instrucciones del envase según la suciedad de la ropa y la cantidad y mide bien el que usas.

Usar demasiada lejía

No es aconsejable usar lejía en los lavados, ya que puede dañar las prendas y los componentes de la lavadora si se utiliza en exceso, de manera que solo es aconsejable usar una cantidad pequeña de manera excepcional. De igual manera, te aconsejamos que para desinfectar la ropa, si deseas usar un producto más ecológico, utilices el siempre práctico vinagre, además notarás que también te deja la ropa más suave.

No lavar nunca en agua caliente

Usar solo ciclos cortos y en agua fría no es lo más adecuado. Eso puede valer en ciertas ocasiones y prendas, pero para otras necesitarás programas de lavado de 40 ºC, 60 ºC y 90 ºC. Asimismo, es recomendable poner por lo menos una vez al mes el programa de lavado a 90 ºC.

Además de lavar esas prendas que soporten la temperatura y más desinfección necesitan, como las toallas y albornoces, contribuirás al buen estado de la máquina, pues si han quedado en las tuberías o en algún rincón pelos, pelusas o restos de algún pañuelo de papel que se te olvidó quitar del bolsillo de un pantalón, los eliminará por completo.

No vaciar la lavadora

Una buena costumbre es vaciar la lavadora tan pronto como pare el programa de lavado o, en su defecto, unos minutos después. No es bueno para la máquina permanecer durante horas con el peso en el tambor y tampoco es adecuado para la ropa, que puede coger olor y que seguro que te saldrá muy arrugada. Calcula el tiempo del que dispones o selecciona el programa teniendo en cuenta cuándo vas a poder vaciarla.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.