Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasQué debes saber antes de financiar una compra

Qué debes saber antes de financiar una compra

Qué debes saber antes de financiar una compra

A día de hoy son pocas las cosas que no son susceptibles de pagarse a plazos. Con tarjetas de crédito, con préstamos rápidos bancarios, con la financiación que ofrecen las propias tiendas… Las opciones de financiación son prácticamente infinitas. Gracias a estas opciones se pueden adquirir productos de grandes importes y pagarlos en cuotas mensuales asequibles, incluso desde 12 euros al mes. Sin embargo, esta facilidad de pagarlo todo a plazos tiene el peligro de que se puede acabar gastando más de la cuenta o de que los intereses se lleguen a disparar. Entonces, ¿hasta dónde es recomendable endeudarse?, ¿cómo saber cuándo pasa de ser una ventaja a un peligro?

Pagar a plazos no es algo malo; de hecho, puede ser una gran herramienta para determinadas compras, pero hay que saber distinguir en qué compras vale la pena pagar más por la facilidad de fraccionarlas y en cuáles no. Para ello existen cinco preguntas que es aconsejable hacerse antes de cada compra que se quiera financiar.

¿VALE LA PENA FINANCIAR LA COMPRA?

El primer punto por evaluar antes de realizar cualquier compra es decidir si vale la pena financiarla o no. Lo aconsejable siempre es no hacerlo en compras regulares y guardar esta herramienta únicamente para grandes adquisiciones.

Así, nunca será buena idea pagar a plazos gastos como la compra del supermercado, facturas o el transporte diario. En cambio, puede ser una gran herramienta para comprar un portátil, una moto o realizar una reforma.

¿CUÁL ES EL PRODUCTO ADECUADO?

Existe una gran cantidad de tipos de créditos que se podrán utilizar para pagar las compras a plazos. Cada tipo de financiación tendrá unas características y condiciones concretas. Por ello, según la compra, será primordial elegir bien qué tipo de crédito se utilizará para que sea más barato.

Por ejemplo, para compras con tarjeta de crédito en cualquier tienda, la Tarjeta de crédito WiZink Plus, gratis y sin cambiar de banco, ofrece financiar compras puntuales a tres meses sin intereses y con una comisión desde 2,5 euros, y la Tarjeta de crédito You, también gratuita y sin cambiar de banco, permite pagar las compras en hasta siete semanas sin intereses, una buena fórmula para pagar más adelante sin intereses.

En cambio, si se quiere financiar un proyecto de importe elevado junto con otra persona, el Crédito Directo de Cofidis, con el que se puede conseguir hasta 4.000 euros sin cambiar de banco, rebaja la TAE si hay dos titulares, disminuyendo desde el 24,51% hasta el 22%, y si lo que se busca es renovar la cocina, Ikea ofrece financiación gratis a devolver en hasta cinco años para esta finalidad.

¿CONVIENE SIEMPRE UNA CUOTA BAJA?

Es algo muy común que se elija una cuota muy baja, ya que resulta mucho más cómodo. Pero una mensualidad baja hará que se tarde mucho tiempo en saldar la deuda. A veces, incluso, se seguirá pagando cuando ya el producto financiado se haya dejado de utilizar. Le recomendamos que el tiempo que se tarde en reembolsar una compra a plazos siempre sea inferior a la vida útil del producto.

Por ejemplo, si se quiere financiar un móvil, se debe tener en cuenta que es probable que en dos o tres años ya no se siga utilizando. Así, el tiempo que dure el pago del teléfono deberá ser más corto que el tiempo de uso del smartphone.

¿CUÁNTO SE GASTA DEL SUELDO EN PAGAR DEUDAS?

Cien euros para pagar el portátil, 30 euros por las compras de las rebajas, 60 euros por los muebles nuevos…Es fácil que, de repente, juntando todas las pequeñas compras que se han financiado se vea que se está pagando una gran cantidad en conjunto. La clave para evitar el sobreendeudamiento es comprobar si el conjunto de todos los pagos aplazados supera el 30% de los ingresos.

De esta manera, si se cobran 1.500 euros al mes, no se deberían dedicar más de 500 euros al conjunto de todos los pagos fraccionados, incluyendo grandes préstamos como el del coche o la hipoteca.

Si se supera esta ratio recomendada, lo mejor es eliminar deudas antes de comenzar una nueva financiación.

¿CUÁNTO COSTARÁ EN TOTAL?

Este último punto ayudará a evaluar cuánto se está dispuesto a pagar de más a cambio de no pagar de golpe. Así, se debe conocer cuánto se pagará de más, es decir, cuánto se pagará en intereses y comisiones para decidir.

Por ejemplo, si se financia una lavadora de 400 euros y se paga en total 60 euros en intereses, puede ser interesante para evitar pagarlo todo a la vez. En cambio, si se tienen que pagar 200 euros en intereses, la mitad del valor de la lavadora, quizá ya no valga la pena.

Este límite para saber si vale la pena o no lo deberá poner cada persona en función de lo que necesite, el producto y su capacidad para poder pagarlo de golpe o no.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.