Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasUna avalancha de demandas en ciernes por lo pagado de más al matricular el coche

Una avalancha de demandas en ciernes por lo pagado de más al matricular el coche

Una avalancha de demandas en ciernes por lo pagado de más al matricular el coche

La industria del automóvil en pleno lo advirtió a comienzos de año. La aplicación de la nueva normativa de emisiones contaminantes de los coches (denominada WLTP), vinculándola a los tramos del impuesto de matriculación, no solo iba a disparar el coste de este tributo que se paga al adquirir un coche nuevo desde enero del 2021; sino que iba a encarecer la compra de muchos vehículos. Finalmente eso es lo que ha ocurrido, y las matriculaciones de vehículos en España, que ya venían muy tocadas de la pandemia, se han desplomado en un difícil arranque de año para el sector, y para los consumidores.

Recaudación récord

A falta de lo que diga ahora el Senado, la rectificación puede tornarse en un perjuicio para las cuentas de las Administraciones autonómicas que son las encargadas de gestionar el impuesto. Han recaudado un 113 % más que en el primer cuatrimestre del año pasado, 207,23 millones de euros. Como el promedio por coche sale a más de 800 euros de impuesto, la posibilidad de que el cambio legislativo implique una marea de demandas de devolución es más que probable, según adelantan fuentes expertas en derecho administrativo y tributario, que descartan que, en el caso de que se tumbe la subida del tributo, la medida tenga un carácter retroactivo. 

¿Por qué han pagado de más? Porque muchos vehículos exentos del impuesto de matriculación a 31 de diciembre pasaron a pagar el 4,5 % el 1 de enero por el cambio del sistema de detección de emisiones. Con lo aprobado el pasado martes, si prospera en el Senado, volverían a librarse del tributo.

 Escala de precios

En estos momentos pagan ese porcentaje los que emiten más de 120 de gramos de CO2 por kilómetro y a partir de la ratificación solo recaería en los que superan los 144 gramos. En el resto de los tramos habría modificaciones a la baja: entre 144 y 192 gramos de CO2, 4,75 %; entre 192 y 240 gramos, 9,75%; y los vehículos que emitan más de 240 gramos pagarían un 14,75% de impuesto de matriculación. El cálculo es que el nuevo sistema de medición de dióxido de carbono, WLTP, aumenta en un 20 % los resultados del anterior (NEDC) y esa es la escala que se ha aplicado a los tramos para mantener las cosas como estaban antes del 1 de enero.

La subida del impuesto había sido reiteradamente contestada por todas las patronales de la automoción, que culparon a la tasa del encarecimiento de los coches y, consecuentemente, de los malos datos de ventas.

La primera reacción del sector ha corrido a cargo de la patronal de vendedores de vehículos, Ganvam. Su presidente, Raúl Palacios, expresó que si finalmente se aprueba en el Senado la congelación del impuesto, se reactivará la demanda en un momento crítico en el que las matriculaciones están casi un 40 % por debajo de los niveles previos a la pandemia. Los fabricantes, a través de su asociación Anfac, ya habían anunciado que la carga fiscal añadida a los coches repercutiría en el cliente. En todo caso, de momento se respira un cierto estado de prevención y cautela, a la espera de acontecimientos «ya que la política en España es dada a vaivenes y nadie puede asegurar hoy que en el Senado se cambie el sentido del voto», advierten fuentes del sector.

Un «regalo demagógico» que no es bueno para nadie, según Ribera

Hace casi dos años, la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, sentenció de muerte el coche diésel, y desde entonces las ventas de estos vehículos no han parado de caer. Ribera calificó de «regalo demagógico» la congelación de la subida del impuesto de matriculación para este año conseguida ayer en el Congreso de los Diputados por la oposición.

En la sesión de control al Ejecutivo en la Cámara baja, Ribera manifestó que este tipo de regalos «no son buenos ni para la industria ni para los consumidores». Y destacó también que las normas europeas obligan a que los coches no emitan más de 95 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. «Algunos grupos parlamentarios han decidido regalar la matriculación hasta los 145 gramos», afirmó la vicepresidenta, añadiendo, además, que la fiscalidad de la energía es «un tema sensible para las economías domésticas y la industria», así como para las señales que se quiere mandar a la sociedad.

La enmienda que echa abajo la subida del impuesto fue aceptada con votos del PP, Vox, Esquerra Republicana, Ciudadanos, el PDeCAT y el PRC. El PSOE y Unidas Podemos votaron en contra y el PNV se abstuvo. La propuesta incluida finalmente en el proyecto que sale del Congreso rumbo al Senado mantiene inalterada la tributación prevista a partir de este año, de modo que cada vehículo tenga exactamente la misma carga fiscal que en el años 2020, pese a la nueva medición de emisiones de dióxido de carbono según la norma ahora en vigor WLTP.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.