Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasConsumir alimentos inflamatorios aumenta hasta un 12% el riesgo de sufrir cáncer de mama

Consumir alimentos inflamatorios aumenta hasta un 12% el riesgo de sufrir cáncer de mama

Las mujeres que consumen habitualmente alimentos proinflamatorios pueden tener hasta un 12% más de riesgo de sufrir cáncer de mama que aquellas que siguen una dieta antiinflamatoria. Así lo afirma un estudio hecho por el grupo de investigación en Nutrición y cáncer del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) y el Instituto Catalán de Oncología (ICO), publicado en la revista ‘European Journal of Epidemiology’. Este estudio ha analizado a más de 300.000 mujeres europeas durante 15 años.

Entre los alimentos más proinflamatorios están los ultraprocesados, las carnes rojas y procesadas, los alimentos altos en grasas y los que tienen altos niveles de azúcares. Por el contrario, entre los alimentos con propiedades antiinflamatorias encontramos la fruta, los vegetales, las legumbres, el té, el café, la cúrcuma y el jengibre.

Para determinar el potencial inflamatorio de la dieta se utilizó un sistema de puntuación, asignando un peso inflamatorio a 27 componentes claves de la dieta. Este peso inflamatorio viene determinado por la concentración de biomarcadores inflamatorios presentes en sangre después de consumir estos componentes. Así pues, la puntuación iba de valores más negativos, correspondientes a alimentos más antiinflamatorios, a los valores más positivos de los alimentos proinflamatorios.

El estudio se inició a mediados de los años 90, con más de 500.000 mujeres y hombres procedentes de 23 cohortes de 10 países europeos de la cohorte EPIC (del inglés European Investigation into Cancer and Nutrition). De todas las participantes se determinó el potencial inflamatorio de su dieta en función del consumo relativo de los 27 componentes clave y el índice inflamatorio resultante, y se revisaron los datos de las 13.250 mujeres que desarrollaron cáncer de mama en los siguientes 15 años después del inicio del estudio.

El jefe del grupo de Nutrición y Cáncer del IDIBELL y del ICO, el doctor Antoni Agudo, ha explicado que las mujeres con índices más elevados habían desarrollado un 12% más de cánceres de mama que aquellos grupos con índices inferiores. La hipótesis principal es que la inflamación continuada, sumada a la secreción de mediadores de la inflamación con capacidad de interactuar con el ADN, podrían contribuir al desarrollo de algunos cánceres.

Los resultados muestran también que la asociación entre dieta proinflamatoria y cáncer de mama es mayor en las mujeres más jóvenes, que todavía no han llegado a la menopausia. Los investigadores apuntan que el efecto más marcado de las hormonas después de la menopausia podría enmascarar el efecto de la dieta. En cambio, otros factores, como la masa corporal, la actividad física o el consumo de alcohol; no parecen afectar a la relación entre dietas inflamatorias y cáncer de mama.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.