Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasConsumo advierte de los riesgos que conlleva contratar un “préstamo exprés”

Consumo advierte de los riesgos que conlleva contratar un “préstamo exprés”

Consumo advierte de los riesgos que conlleva contratar un “préstamo exprés”

Los préstamos o créditos son un mecanismo común entre las personas consumidoras y usuarias a la hora de adquirir productos o servicios, y permiten la financiación de la adquisición de productos o servicios tales como viajes, tratamientos dentales, aparatos de informática o electrónicos, coches, cursos, etc. Hay que tener en cuenta que la concesión de un préstamo o crédito implica el endeudamiento de la persona consumidora y usuaria, al disponer de un dinero que no tenía. Y también supone, en definitiva, pagar más de lo que costaría en efectivo el producto o servicio, debido a los recargos inherentes a dicho préstamo.

Desde la Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud y Familias se informa de que existen varios tipos de préstamos y contratos de crédito:

  • Contratos de créditos al consumo que tienen regulación propia y que son concedidos por una entidad financiera a una persona consumidora para una determinada finalidad.
  • Microcréditos o préstamos reducidos, normalmente concedidos para la puesta en marcha de un proyecto o negocio; préstamos subvencionados o préstamos, a interés normalmente inferior al propio del mercado, concedidos para financiar una determinada actividad o proyecto.
  • Préstamos o créditos rápidos, préstamos de importes pequeños, caracterizados por la rapidez con la que son concedidos y bajo unos precios normalmente bastante más elevados que los préstamos convencionales.

Consumo presta especial atención a los créditos rápidos, ya que en la actualidad tienen una abundante presencia online, con una publicidad en muchas ocasiones agresiva y con atractivos mensajes para captar a la clientela, apelando siempre a la inmediatez en su concesión y la sencillez de los trámites necesarios para obtenerlos, con una mínima aportación de documentos. Consumo quiere recalcar que estos créditos rápidos entrañan riesgos para las personas consumidoras y usuarias que los contratan, fundamentalmente por los elevados intereses que conlleva su contratación.

Consumo recuerda que estos créditos rápidos no se encuentran regulados por norma alguna. Se caracterizan por que la entidad prestamista simplifica las gestiones que se requieren para su concesión, y normalmente basta con que la persona usuaria aporte el DNI y cumplimente un formulario, y en ocasiones ni siquiera se solicita nómina.

Esa inmediatez, por la cual es habitual que estos créditos se comercialicen vía telefónica y online, tiene una contrapartida, el elevado tipo de interés que conlleva su formalización, las altas comisiones, un TAE disparado, así como la excesiva prontitud con la que ese dinero debe ser devuelto. Además, en estos productos es habitual que la persona contratante esté obligada a suscribir un seguro de riesgo de impago en ciertos casos.

Debe tenerse en cuenta que, en bastantes casos, los créditos rápidos son ofrecidos por empresas y entidades que no están supervisadas por el Banco de España.

¿Qué hacer antes de pedir un préstamo exprés?

En caso de tomar la decisión o verse obligado a tener que pedir un ‘préstamo exprés’ desde la Dirección General de Consumo llevan a cabo una serie de recomendaciones a los consumidores que determine objetivamente la necesidad que tiene y actúe en consecuencia llevando a cabo los siguientes pasos:

  • Comparar las condiciones que le ofrece el préstamo exprés con otras ofertas.
  • Informarse de los intereses y gastos que se van a pagar.
  • Leer muy detenidamente las condiciones del contrato antes de dar el consentimiento, dejándose aconsejar siempre por especialistas en la materia.
  • Barajar otras opciones de préstamo que puedan resultar más ventajosas y que sean otorgadas por entidades financieras supervisadas por el Banco de España.
  • Ser conscientes de la situación financiera personal para saber si va a ser posible hacer frente a la deuda generada durante la vida del contrato del crédito o préstamo rápido.
Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.