Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasEl 80% de los consumidores españoles considera que la nueva factura de la luz es menos clara y transparente

El 80% de los consumidores españoles considera que la nueva factura de la luz es menos clara y transparente

El 80% de los consumidores españoles considera que la nueva factura de la luz es menos clara y transparente

El pasado 1 de junio entró en vigor un cambio regulatorio que afectó a todos los consumidores de electricidad en España. En este contexto, la compañía de energía 100% renovable Bulb, ha realizado el estudio ‘Impacto de la nueva factura eléctrica’ que constata cómo la nueva facturación del suministro eléctrico sigue generando confusión generalizada pese a los cambios introducidos para facilitar su comprensión y contribuir a optimizar el consumo y el ahorro eléctrico. El estudio, elaborado a partir de una encuesta a 1.000 cabezas de familia de toda la geografía española, destaca que el 80% de la población considera que la nueva factura eléctrica es menos clara y menos transparente que la anterior.

Las rutinas han cambiado

Uno de los cambios más relevantes ha sido la introducción de tres tramos tarifarios para el consumo de electricidad: punta, que es el más caro; llano, con un precio intermedio; y valle, el más económico.

El estudio muestra que, en cuestión de posibles alternativas, más de la mitad de los encuestados (56,4%) preferiría pagar el mismo precio por la electricidad las 24 horas del día, es decir, una tarifa única. Aun así, y pese a que casi el 70% de los entrevistados afirma conocer que existen otras alternativas a la facturación por tramos horarios, solo tres de cada diez (27,6%) admiten haber cambiado o haberse planteado cambiar de tarifa eléctrica.

Los más jóvenes lideran el cambio

El estudio destaca que más del 60% de los hogares ha cambiado sus hábitos de consumo para adaptarse a la nueva facturación y así poder reducir su gasto en la factura. De hecho, son los más jóvenes (67,2%) -de 18 a 34 años- y las mujeres (66,7%) los estratos de población más concienciados con el ahorro y los más dispuestos a introducir cambio en sus rutinas.

Los más jóvenes son, asimismo, los más dispuestos a cambiar de tarifa eléctrica. Según los resultados de la encuesta, el interés en cambiar de tarifa va disminuyendo a medida que aumenta la edad de la población, pasando de un 38,1% entre los que tienen entre 18 y 34 años, a sólo un 18,9% entre los de 65 y más años.

La falta de transparencia sigue vigente

El estudio también refleja que la mayoría de los cabezas de familia encuestados supieron de la nueva facturación a través de la radio y la televisión (77,9%), la prensa online (41,4%) y a través de amigos, familiares y compañeros de trabajo (37,9%). Sólo un 17% afirma que se enteraron al ser contactados proactivamente por su compañía comercializadora. Casi el 70% de los consumidores asegura que no han sido informados directamente por su compañía eléctrica del impacto que los cambios provocarán en su factura y un 80% afirma que su proveedor actual no les ha ofrecido alternativas personalizadas de cara a optimizar su factura ante el cambio regulatorio.

“Hasta el momento, las grandes eléctricas del país no han trasladado de forma clara la información que el consumidor ha necesitado y esto ha derivado en que el sector energético en España sea el segundo peor valorado por los consumidores. Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), esto se debe principalmente a los altos precios, a la falta de transparencia y al mal servicio prestado. Algo que en Bulb estamos intentando cambiar con un modelo transparente de tarifa única, una comunicación frecuente junto a un excelente y ágil servicio al cliente impulsado por la tecnología”, añade Cabezuela.

Cabe destacar que a pesar de la escasa comunicación y la desinformación que existe entre las compañías de electricidad y sus clientes, sólo 3 de cada 10 consumidores (28,4%) ha cambiado o se han planteado cambiar de compañía eléctrica a raíz del cambio regulatorio. Esta decisión se hace más evidente entre la población de menor edad (el 38,1% de los que tienen entre 18 y 34 años) y va perdiendo fuerza a medida que dicha edad aumenta (sólo el 16,8% para los de 65 y más años).

Así, más del 60% de los cabezas de familia encuestados seguirá fiel a su comercializadora a pesar de la falta de transparencia y la desinformación.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.