Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioSanidad y AlimentaciónEl etiquetado de la leche y los productos lácteos deben incluir su origen

El etiquetado de la leche y los productos lácteos deben incluir su origen

El etiquetado de la leche y los productos lácteos deben incluir su origen

Hasta hace poco, solo algunos alimentos estaban obligados a indicar su origen. Algunos de ellos eran: la miel; el aceite de oliva; las frutas y los vegetales frescos; la carne de ternera, porcina, ovina, caprina y aves de corral (fresca, refrigerada o congelada); el vino; los huevos y las aguas minerales naturales. En el caso del resto de los alimentos, era voluntario indicar el lugar de procedencia en el etiquetado.

A partir del pasado 22 de enero de 2019, entró en vigor el Real Decreto 1181/2018 aprobado por el Consejo de Ministros según el cual los fabricantes de leche y productos lácteos deben informar a los consumidores acerca del origen de la leche que utilizan como ingrediente para su elaboración.

¿En qué consiste esta nueva normativa?:

 Esta nueva normativa se aplica a la leche de cualquier animal de abasto (vaca, cabra y oveja), así como a cualquier otro producto que contenga más de 50 % de leche como ingrediente (leche, nata, mantequillas, quesos, yogures, leches fermentadas…). En ambos casos, se debe indicar el país de ordeño y el país de transformación.  

La única excepción a esta norma serán los productos amparados bajo una denominación de origen. Ahora bien, la indicación del lugar de procedencia en estos productos es voluntaria, ya que se sobreentiende que este ya se contempla en el etiquetado.  

Para que la industria láctea tenga tiempo para adaptarse, habrá un periodo de aplicación de 2 años desde la entrada en vigor del Real Decreto. Esta normativa es únicamente nacional, por lo que solo afecta a la leche y a los productos lácteos que se elaboran y comercializan en España. En ningún momento, afecta a los lácteos que se fabriquen fuera y que se comercialicen en nuestro país.  

El objetivo de esta normativa no es otro que compensar la balanza comercial deficitaria de los productos lácteos en España, ya que importamos 3 veces más productos lácteos de la UE que los que vendemos, según ha indicado el Observatorio del Mercado Lácteo de la Comisión Europea. Estos datos han provocado que los ganaderos lleven varios años reclamando que se indique el origen nacional de la leche y de sus derivados.

Facebooktwitter
Sin comentarios

leave a comment