El Gobierno tiene sobre la mesa la aprobación de una inversión de 234 millones de euros para incrementar el nivel de interconexión entre España y Marruecos. Este tercer enlace, fruto de un acuerdo político, protagoniza uno de los rechazos más contundentes de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia hacia una infraestructura eléctrica.

El organismo regulador, en su informe sobre los planes de inversión de Red Eléctrica, asegura que “dichas infraestructuras suponen grandes inversiones, siendo el aprovechamiento de las mismas para el sistema eléctrico peninsular prácticamente despreciable, yendo encaminadas a la garantía de suministro de los países vecinos”.

Por ese motivo, la institución asegura que al margen de los compromisos internacionales que las motiven, las inversiones asociadas a dichas infraestructuras no deberían imputarse con cargo a los consumidores eléctricos, sino que deberían autofinanciarse, con cargo a la partida presupuestaria que corresponda. Es decir, que el coste de las mismas acaba encareciendo el recibo de la luz a los consumidores que cargan en sus recibos con la financiación de las mismas.

Además, según los estudios de Medgrid, la interconexión aumentaría la exportación de electricidad de España a su vecino, lo que podría encarecer ligeramente los precios en el mercado ibérico pero los abarataría sustancialmente en Marruecos.

Memorandos de 2019

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Ministerio de Energía, Minas marroquí firmaron en 2019 dos Memorandos de Entendimiento en el marco de la visita de Estado de los Reyes de España a Marruecos. El Ministerio quiso dejar claro en aquel momento que la formalización de dicho acuerdo había corrido a cargo del por entonces secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal.

En el documento del primer memorando firmado en aquel momento se ofrece una visión radicalmente distinta a la de la CNMC sobre esta interconexión. Ambos países aseguran que el refuerzo de la capacidad de interconexión eléctrica podía contribuir a fortalecer sus estrategias de desarrollo de energías renovables y aumentar el volumen de los intercambios. También destacaba la importancia de desarrollar interconexiones eléctricas que aumentasen la seguridad del suministro, favoreciendo la ampliación de la dimensión geográfica de la ubicación de energías renovables.

El análisis, el desarrollo y la construcción de esta tercera interconexión fue encomendado en 2019 a los dos operadores del sistema y gestores de las redes de transporte eléctrico de ambos países: Red Eléctrica Española (REE) y la Oficina Nacional de Agua y Electricidad.

Ambas empresas se comprometían a llevar a cabo los estudios técnicos y económicos que permitiesen elaborar una propuesta para la construcción de la misma que deberá entrar en servicios antes del año 2026.

El ministerio de Transición Ecológica incorporó el proyecto al Plan Nacional de Energía y Clima y, posteriormente, Red Eléctrica lo ha incluido en sus planes de inversión para los próximos ejercicios.

El Gobierno español y el marroquí firmaron también un segundo memorando de entendimiento que recogía la voluntad de ambos países de cooperar en el ámbito de la energía, en favor del desarrollo económico y la creación de industrias y empleos.

Aquel memorando parece haber quedado en papel mojado. A falta de tres meses para el vencimiento de la concesión del gasoducto del Magreb, las autoridades del país vecino no han dado pistas sobre el futuro de las mismas.

Socios energéticos

La intención del Gobierno marroquí y el español era la puesta en marcha de un Comité de Asociación Energética (CAE) copresidido por responsables del Ministerio para la Transición Ecológica y el Ministerio de Energía, Minas y Desarrollo Sostenible de Marruecos. En el mismo, también podrían participar las organizaciones públicas o privadas relevantes en el mundo de la energía de ambos países.

El CAE debía crear, a su vez, un grupo mixto de trabajo para debatir sobre las cuestiones que afectan a la integración de las redes y mercados energéticos, el desarrollo de las energías renovables y la economía y la eficiencia energética.

Las propuestas y recomendaciones destiladas por este grupo mixto estaba previsto que se convirtieran en la base para elaborar una hoja de ruta que fuese objeto del Acuerdo Gubernamental de Asociación estratégica.

Pese a la firma de aquel acuerdo, no hay constancia del funcionamiento de dicho organismo ni de los miembros que constituyen este grupo.

A lo largo de estos últimos días, el intercambio de electricidad con Marruecos ha sido testimonial pese a que el consumo eléctrico de grandes y medianas empresas ha subido un 25,4 % respecto a abril del año pasado, cuando el índice IRE de Red Eléctrica registró su mínimo histórico debido a las medidas de confinamiento, aunque sigue por debajo de los niveles previos a la pandemia.

Según este índice, que toma medidas en más de 23.400 puntos de unas 13.900 grandes y medianas empresas que representan el 45 % de la demanda eléctrica total, el consumo en la industria aumentó un 28,8 % respecto a abril del año pasado y en los servicios un 19,6 %.