Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasLa ONU alerta de la urgencia de acciones ante la “triple crisis ecológica” a la que se enfrenta el planenta

La ONU alerta de la urgencia de acciones ante la “triple crisis ecológica” a la que se enfrenta el planenta

La ONU alerta de la urgencia de acciones ante la “triple crisis ecológica” a la que se enfrenta el planenta

La Asamblea Ambiental de la ONU (UNEA-5) ha hecho un llamamiento mundial a la acción ante la “triple crisis ecológica“. La cumbre virtual que se celebra del 22 al 26 de febrero establece por primera vez la conexión entre el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación y hará un énfasis especial en las “soluciones” que deberán poner en práctica en la próxima década los Gobiernos, la empresas y los ciudadanos.

“Si el 2020 ha sido el desastre, vamos a hacer lo posible para que el 2021 sea el año en el que la humanidad hace las paces con la naturaleza”, declaró el secretario general António Guterres, en la presentación de ‘Making Peace With Nature‘, el informe con el que la ONU aspira a marcar la pauta de la acción climática en este año crítico que culminará con la COP26 de Glasgow.

La impulsora del informe, y máxima responsable del giro que ha imprimido Naciones Unidas, no es otra que la economista y ecologista danesa Inger Andersen, empeñada en recalcar “la interconexión entre las tres crisis planetarias, causadas por décadas de consumo y producción insostenibles, que han amplificado las desigualdades y están amenazando el futuro colectivo”.

El informe de la ONU reclama un giro radical en la economía, empezando por la necesidad de un nuevo indicador que sustituya al PIB y tenga en cuenta la destrucción del capital natural. El documento reclama la aplicación global de impuestos a las emisiones de CO2 y el final de los subsidios a los combustibles fósiles y a las prácticas agrícolas con un grave impacto ecológico. El informe apela también a la acción individual y a la transición hacia medios de transporte no contaminantes o lareducción del consumo de carne.

“La destrucción de la naturaleza cuenta hoy en día como un aumento de la riqueza”, destaca en el preámbulo del informe António Guterres. “La sobrexplotación pesquera o la destrucción de los bosques están considerados de hecho como factores que hacen aumentar el PIB. Esto es solo un ejemplo del cambio de mentalidad que hace falta, incluso en la manera en que organizamos la economía”.

“Nuestra guerra a la naturaleza ha dejado el planeta roto”, añade Guterres. “Lo que necesitamos es un plan de paz y un reconstrucción de posguerra, y este informe es la base para la esperanza”.

“La ciencia es así de clara: estamos poniendo el planeta en un presión extrema“, asegura por su parte Inger Andersen, que recalca cómo el planeta avanza hacia un aumento global de las temperaturas de tres grados, pese a la caída temporal de la emisiones causada por la pandemia. Andersen habla de la íntima relación entre la destrucción de los ecosistemas y el aumento de las enfermedades zoonóticas, así como el efecto devastador de la contaminación, responsable de la pérdida prematura de hasta nueve millones de vidas al año en todo el planeta.

“Todos los retos ambientales están interconectados, como también lo están las soluciones”, advierte la economista danesa. “Lo que necesitamos es ‘reparar’ nuestro planeta, con una serie de acciones transformativas que hagan frente al mismo tiempo a los retos ambientales, sociales y desarrollo. ‘Reparar’ significa un cambio en nuestros valores y en nuestros sistemas económicos y financieros. “Reparar” el planeta requiere también una visión integrada y justa de la sociedad”.

El informe ‘Haciendo la paz con la naturaleza’ recuerda cómo la economía mundial se ha multiplicado por cinco desde 1970, mientras la explotación de recursos de ha multiplicado por tres, la población se ha duplicado y las emisiones de CO2 han aumentado un 90%. Un 90% de la población mundial mundial respira un aire insalubre, especialmente en las ciudades.

Aunque el crecimiento económico ha permitido mejores condiciones de vida, aún hay 1.300 millones de personas que viven bajo la línea de la pobreza y 700 millones que pasan hambre. La acción humana ha alterado ya tres cuartas partes de la superficie y dos terceras partes de los océanos.

Hoy por hoy, hacen falta 1,6 planetas para satisfacer las necesidades de producción y consumo, según las conclusiones de otro reciente informe, ‘La economía de la biodiversidad’, dirigido por el profesor de la Universidad de Cambridge Partha Dasgupta y auspiciado por el Departamento del Tesoro. El economista británico ha advertido que “nuestra prosperidad a largo plazo depende de equilibrar nuestra demanda de bienes y servicios naturales con la capacidad [del planeta] de proporcionarlos”.

Recoge finalmente el testigo Robert Watson, codirector del informe ‘Haciendo la paz con la naturaleza’ y la voz más reconocible del Centro Tyndall para el Cambio Climático de la Universidad de East Anglia: “No estamos hablando ya de cuestiones ambientales, sino de cuestiones económicas, sociales, éticas y de seguridad. Estamos ante un triple emergencia -clima, biodiversidad y contaminación- y las tres están interrelacionadas: tenemos que afrontarlas al mismo tiempo”.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.