Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasTodo lo que hay que saber antes de pasar la revisión del butano

Todo lo que hay que saber antes de pasar la revisión del butano

Todas las instalaciones de butano (y de propano) tienen que pasar revisiones periódicas, aunque no siempre está claro en qué consisten y quién debe hacerlas. Este desconocimiento no solo conlleva un riesgo para el usuario, al no prestarle la atención debida a su instalación, sino que también puede dar lugar a que falsos profesionales quieran aprovecharse entrando en los domicilios y cobrando por un servicio fraudulento. «Para realizar esta labor, los usuarios pueden elegir libremente la empresa autorizada que quieren que lleve a cabo los trabajos necesarios. Por esta razón, se debe desconfiar de aquellas empresas que, sin avisar, se presenten directamente en la vivienda alegando que hay que realizar la revisión del butano», advierte Consumo Responde, un servicio gratuito de información a los consumidores y usuarios, dependiente de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía

Estas revisiones, que deben hacerse para garantizar la seguridad de la instalación, consisten en comprobar que es estanca y no hay fallos en la ventilación ni en las emisiones de gases. Pero no incluye la sustitución de la goma de la bombona: hay que cambiarla cuando caduque (la fecha aparece en la propia goma). Por otro lado, el regulador no caduca y habrá que cambiarlo sólo cuando se estropee.javascript:false 

La revisión debe ser realizada, a petición del titular o el usuario, por cualquier empresa habilitada y autorizada para tal finalidad por la Comunidad Autónoma. «Por lo tanto, no es obligatorio que sea la empresa que hace entrega de las bombonas en el propio domicilio (puede ser cualquier empresa autorizada)», recalcan desde Consumo Responde.

En cuanto a los precios de las revisiones del butano, que tendrán que hacerse obligatoriamente cada cinco años, son libres. Por eso, es aconsejable solicitar varios presupuestos a distintas empresas autorizadas. Si la goma o el tubo flexible está caducada, se recomienda solicitar el presupuesto que incluya también el precio de la nueva goma. Su coste aproximado puede oscilar entre 60 y 80 euros con el certificado incluido, aunque puede variar según la empresa y las necesidades de cada instalación. En cualquier caso, «el pago de la revisión se hará ‘in situ’ por la persona que contrate los servicios de la empresa o persona autorizada para tal fin, al finalizar la misma», advierte Consumo Responde.

Si la revisión ha sido superada de forma satisfactoria y sin anomalías, la empresa de revisión deberá facilitar a la persona usuaria el oportuno Certificado de Revisión que habrá que conservar hasta la siguiente revisión. Si entretanto hubiera alguna anomalía, hará entrega de un ‘Informe de anomalías’ que indicará la necesidad de corrección de las mismas.

¿Cómo evitar un fraude en la revisión?

A la hora de pasar la revisión, los consumidores pueden tomar una serie de medidas para evitar estafas:

1. Asegurarse de que sea un instalador de gas autorizado quien realiza la nueva instalación o cualquier modificación o revisión.

2. Comprobar la identidad del instalador solicitando el carné oficial de instalador o asegurándose que el nombre del instalador y de la empresa están inscritos en el registro oficial.

3. Verificar que la empresa está adherida al Sistema Arbitral de Consumo y, en caso de no estarlo y estar utilizando el logo, denunciarlo en la Dirección General de Comercio y Consumo.

4. Si la empresa no ha avisado de la visita con antelación o no se ha solicitado cita para realizar la revisión periódica, es mejor no dejar pasar a nadie, ya que puede tratarse de un fraude.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.