Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasCuándo debo tomar antibióticos y cuándo no

Cuándo debo tomar antibióticos y cuándo no

Cuándo debo tomar antibióticos y cuándo no

España es uno de los países europeos con un mayor consumo de antibióticos, según afirma el Ministerio de Sanidad. Esto supone una gran amenaza para la salud pública, ya que el uso abusivo e inadecuado de los antibióticos está produciendo cepas bacterianas resistentes a estos medicamentos, lo que puede provocar que no podamos seguir combatiendo infecciones graves. 

Para proteger nuestro sistema inmune y el de la población en general, es importante tomar antibióticos solo cuando sea estrictamente necesario y bajo prescripción médica. La automedicación debe evitarse a toda costa y es crucial conocer cuándo es necesario el uso de este medicamento y cuándo no.

Cuándo son necesarios los antibióticos

Los antibióticos son medicamentos necesarios para combatir ciertas infecciones bacterianas, ya que ayudan a matar las bacterias causantes o a dificultar su crecimiento y multiplicación. 

Normalmente, suelen recetarse antibióticos para tratar infecciones graves o que pueden poner en riesgo nuestra vida (neumonía, septicemia o tosferina, entre otros). También deben tomar antibióticos las personas que tienen riesgo de contraer infecciones, ya sea porque tienen alguna enfermedad terminal, porque están bajo tratamiento de quimioterapia o porque van a ser operados. 

El consumo de antibióticos debe evitarse ante cualquier infección de tipo viral, ya que no solo no ayudan a combatir la enfermedad, sino que pueden agravarla. Algunas enfermedades víricas que no deben tratarse con antibióticos pueden ser los resfriados, la gripe, la mayoría de dolores de garganta y la mayoría de casos de bronquitis. 

Por otro lado, los antibióticos tampoco tienen ningún efecto sobre muchas infecciones bacterianas comunes como la sinusitis o la infección de oído. 

Consumir antibióticos cuando no está recomendado puede tener efectos secundarios que varían de leves a muy severos. Por ejemplo, unos efectos comunes pueden ser sarpullidos, náuseas, mareos, diarreas e infecciones por hongos. Los efectos secundarios más graves pueden incluir la infección por Clostridium difficile, que causa diarrea y puede dañar gravemente el colon y provocar la muerte o reacciones alérgicas graves y potencialmente mortales.

Cómo hacer un uso responsable de los antibióticos

Para evitar los efectos secundarios y graves consecuencias para la salud pública del consumo abusivo de antibióticos, se pueden tener en cuenta las siguientes pautas:

  • Solo tomar antibióticos si así lo prescribe un médico y seguir siempre sus indicaciones respecto al tiempo y número de dosis. 
  • No compartir antibióticos con otras personas.
  • No automedicarse. 
  • No exigir antibióticos al farmacéutico si un médico no lo ha recomendado.
  • No exigir antibióticos a un médico. 
  • No dar antibióticos a nuestros hijos sin prescripción médica.
Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.