El Gobierno irrumpe en la guerra entre distribuidoras y comercializadoras de electricidad por el acceso a los datos de los consumidores, claves para hacer ofertas complejas, con autoconsumo, almacenamiento o agregación de demanda. Las primeras tienen una plataforma digital común, Datadis, pero las segundas consideran que “no cumple la regulación vigente”, y ahora la Cartera de Teresa Ribera ha lanzado una consulta pública para identificar la mejor fórmula para los consumidores.

A finales de julio se marcó un hito en el ámbito energético, cuando las tres asociaciones de las compañías distribuidoras, Aeléc -de las cinco grandes, EDP, Endesa, Iberdrola, Naturgy y Viesgo- CIDE y Aseme, se pusieron de acuerdo para lanzar Datadis, “una solución digital que permite el acceso gratuito, seguro y neutral por cada consumidor a los datos de su consumo eléctrico”, según el comunicado de las propias entidades.

Con Datadis, por primera vez, un usuario puede acceder en un único canal -aunque tenga más de un punto de suministro y éstos pertenezcan a distintas distribuidoras- a sus datos privados de consumo y a información agregada estadística, con informes mensuales o consultas de detalle.

Sin embargo, el miércoles, la Asociación de Comercializadores Independientes (ACIE) emitió un comunicado en el que denunciaba que Datadis no cumple la normativa; según la entidad, no tiene base en una legislación que “no permite la cesión de los datos de los consumidores de un modo generalizado a nuevas entidades o plataformas distintas de los organismos ya autorizados”.

Mejor con REE

A juicio de ACIE, la mejor forma de agrupar todos estos datos es la plataforma SIMEL de REE, el operador del sistema eléctrico, que tiene vetada la actividad de distribución y comercialización. Esta opción “sí permitiría de una forma ágil y agrupada obtener información de medida de sus clientes en tiempo cuasirreal”, y de un modo acorde a la normativa europea.

Los comercializadores denuncian que Datadis no permite agregar datos a su favor y que puede ser un obstáculo a la competencia que contravenga la separación de actividades impulsada por la normativa comunitaria.

Y este jueves el Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) lanzó una consulta pública para analizar la mejora del acceso a los datos de consumo por parte de los usuarios y la evolución del sistema de medida, gestión y uso de datos. La Cartera de Teresa Ribera pregunta sobre el acceso a datos, las funcionalidades de la nueva generación de contadores y los protocolos de telegestión de puntos de medida.

El conflicto pone de relevancia la importancia del acceso a los datos de los consumidores a la hora de hacer ofertas, especialmente las complejas, que incluyan autoconsumo, almacenamiento o agregación de demanda, actividad recientemente incorporada a la regulación.

Y es sólo el primer asalto; el siguiente se producirá cuando se desarrolle un auténtico Data Hub que permita no sólo el acceso a la información, sino operaciones como el cambio de suministrador, la participación en mercados locales o la prestación de servicios al sistema, algo aún teórico pero a la vuelta de la esquina.