Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioMedio AmbienteEn verano, turismo reponsable

En verano, turismo reponsable

En verano, turismo responsable

El verano no significa que haya que dar vacaciones a las buenas costumbres, como los hábitos de reciclaje o los gestos que nos ayudan a ser un poco más respetuosos con el planeta.

Es hora de planificar las vacaciones, pero para hacerlo, nunca debemos olvidarnos del medio ambiente.

Seguro que has oído hablar del turismo sostenible, pero¿sabes realmente en qué consiste? ¿Estás dispuesto a apartar la pereza y a no ser uno más de los que se van de vacaciones organizadas sin pensar en los efectos que tiene sobre los lugares turísticos?

Llamamos turismo sostenible a todas aquellas actividades turísticas respetuosas con el medio natural, cultural y social, y con los valores de una comunidad, que permiten disfrutar de un positivo intercambio de experiencias entre residentes y visitantes.

En la mayoría de las definiciones de este concepto se habla de:

  1. Sostenibilidad ecológica. Es decir, que el desarrollo del turismo no cause cambios irreversibles en los ecosistemas de los diferentes destinos.
  2. Sostenibilidad social. Refiriéndose a la capacidad de una comunidad para absorber el turismo.
  3. Sostenibilidad cultural. Una comunidad ha de ser capaz de retener o adoptar sus propias características culturales distintivas ante la cultura del turista.
  4. Sostenibilidad económica. Que asegure el nivel de ganancia económica que requiere el sector, para que sea viable.

Turismo sostenible.

El turismo sostenible va en aumento: la demanda de parte de consumidores está creciendo, los proveedores de servicios turísticos están desarrollando programas verdes y los gobiernos están estableciendo nuevas políticas para incentivar las prácticas sostenibles en el turismo. Pero, ¿qué quiere decir “turismo sostenible”? ¿Cómo puede medirse y demostrarse con credibilidad para fomentar la confianza del consumidor, promover su eficiencia y combatir las aseveraciones falsas?

Los Criterios Globales de Turismo Sostenible son un esfuerzo para alcanzar un entendimiento común del turismo sostenible, y representan los principios mínimos de sostenibilidad a los que una empresa turística debe aspirar. Estos se organizan alrededor de cuatro temas principales: la planificación eficaz para la sostenibilidad; la maximización de los beneficios sociales y económicos para la comunidad local; el mejoramiento del patrimonio cultural; y la reducción de los impactos negativos sobre el ambiente. Aunque los criterios se orientan inicialmente para el uso por parte del sector hotelero y los operadores de turismo, tienen aplicabilidad en toda la industria turística.

Los criterios son parte de la respuesta brindada por la comunidad turística frente a los desafíos mundiales que se presentan en los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas. La mitigación de la pobreza y la sostenibilidad ambiental – incluyendo el cambio climático – son dos de los principales temas transversales que se abordan mediante los criterios.

Consumo turístico responsable. 

Turismo Sostenible incorpora una nueva ética del turismo y del turista, la sensibilidad hacia la naturaleza, la cultura y las formas de vida de las poblaciones receptoras. A la vez que conlleva numerosos beneficios para todos los agentes relacionados con el sector.

Realidad local, autenticidad, experimentación, descubrimiento, cercanía. Puede que el viajero no lo sepa, pero si quiere algo parecido a esto, muy probablemente está buscando un turismo sostenible. ¿Con qué? Con el medio ambiente, con la realidad social que visita y con su economía, todo eso y más, lo encontrara el turista en Extremadura.   

CONSEJOS PARA VIAJAR CON RESPONSABILIDAD

El Centro Español de Turismo Responsable (CETR) hace las siguientes recomendaciones para que el turismo sea respetuoso:

Antes de partir

  • Busque la mayor cantidad de información posible sobre el país que va a visita. Siempre que pueda, elija operadores turísticos, compañías aéreas y hoteles comprometidos con las comunidades de acogida y con el medio ambiente.

Durante el viaje

  • Intente adaptarte a los usos y costumbres locales, sin imponer sus hábitos y estilos de vida.
  • Busque alojamientos, en la medida de lo posible (no es fácil encontrarlos en España), que utilicen energía solar, a los que se pueda llegar en transporte público.
  • Respete las normas del lugar. También es recomendable informarse sobre la práctica local de dejar propinas y abstente de dar limosnas.
  • En los lugares de culto, o cuando se viaja a zonas deprimidas económicamente, evitar llevar ropas llamativas y ostentaciones de riqueza que contrasten drásticamente con el nivel de vida local.
  • Apoyar las manifestaciones culturales y la artesanía local no solo mejorará la economía de la población local que trabaje en el sector, sino que los recuerdos serán más auténticos. Es preciso informarse sobre la práctica del regateo.
  • El mundo es bonito porque hay variedad: establecer relaciones correctas y cordiales con las poblaciones locales, sin prejuicios ni estereotipos previos, ayuda a disfrutar.
  • Usar siempre que se pueda los servicios gestionados por la población local, en particular los transportes y los alojamientos. 
  • En el camino deje solo las huellas de sus pies y no otro tipo de marcas. No se deben dejar desperdicios ni graffitis.
  • Cierre el grifo, apague el aire acondicionado y las luces cuando salgas del alojamiento, sea un hotel rural o un gran complejo el que pague la factura.
  • Las personas no son parte del paisaje. Pídales permiso antes de sacarles una foto.
  • Diviértase probando la gastronomía local.

De vuelta en casa

  • Cuando vuelva a casa reflexione sobre lo que ha vivido y conocido. Si ha adquirido compromisos con la gente local (mandar postales, fotos u otros pequeños favores) intente mantenerlos.
  • Si ha sido testigo de situaciones graves e intolerables, hágalo saber a su agente de viajes o tour operador.
Facebooktwitter
Sin comentarios

leave a comment