Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioSin categoríaLa obsolescencia prematura, un problema que afecta a la impresión

La obsolescencia prematura, un problema que afecta a la impresión

Frente a tiempos pasados donde los electrodomésticos duraban años y años, el mercado actual ya no se centra en la durabilidad, sino en incitar al consumidor a adelantar su próxima compra. La realidad revela que adquirimos productos que duran menos que el dispositivo que reemplazan, con el consiguiente impacto sobre su economía y el medio ambiente.

Según los datos del Barómetro de Obsolescencia Prematura, aunque los móviles son los aparatos que se estropean más, con el 28% de las denuncias recogidas, las impresoras suman el 10%, y concentran la mitad de sus problemas en los cabezales de impresión, asociados a los modelos de inyección de tinta.

El 42% de los fallos reportados surgen en los primeros 2 años, con el producto aún en garantía, mientras que un 11% se producen en los 6 primeros meses, cuando aún se entiende que es un defecto de fabricación, y un 24% se producen entre los 2 y 3 años, justo al terminar el período de garantía.

4 de cada 10 productos estropeados ni siquiera se intentan reparar, según los datos españoles. El precio de la reparación es el principal motivo que disuade a los usuarios, pero no el único. Mientras que el 27% piensa que la reparación es demasiado cara, el 11% afirma que perdió la confianza en esa marca, el 8% no sabe a quién dirigirse y otro 8% señala que a ese precio preferiría un producto más nuevo.

La obsolescencia prematura es un problema generalizado. Ahora se trabaja con materiales menos duraderos, la reparación es a menudo inviable, el software queda obsoleto, y lo mismo sucede con muchos accesorios. Sin embargo, los consumidores quieren tener unos productos seguros, fiables y sostenibles.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.