Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasLos alimentos que puedes comer con seguridad una vez pasada su fecha

Los alimentos que puedes comer con seguridad una vez pasada su fecha

Los alimentos que puedes comer con seguridad una vez pasada su fecha

El desperdicio de alimentos tiene varios “culpables”. El cocinar de más y terminar por desechar la comida o la mala conservación de los alimentos pueden ser factores que terminen por hacernos desperdiciar comida. Otra razón por la que puede darse esto es el desechar alimentos que, aunque pensamos que están caducados, en realidad no lo están. Aquí entra en juego el saber leer de manera correcta las etiquetas de los alimentos, y aprender cuándo un alimentos es rápidamente perecedero, o puede consumirse durante más tiempo. Para ello, la clave reside en la diferencia entre “fecha de caducidad” y “fecha de consumo preferente”.

Distinguir entre estos dos indicadores es esencial para evitar el desperdicio de alimentos. «Los alimentos muy perecederos llevan fecha de caducidad y esta nos habla de la seguridad del alimento: a partir de esa fecha no es seguro se consumo y podría producirnos una enfermedad de transmisión alimentaria», explica Beatriz Robles, tecnóloga de alimentos, dietista-nutricionista y autora de Come seguro, comiendo de todo (Planeta). Entonces, si hablamos de la fecha de consumo preferente, comenta Helena Calvo, responsable de campañas de concienciación sobre el desperdicio de alimentos en Too Good To Go, que esta es la que señala el momento hasta el cual el alimento tiene la calidad esperada y a partir de esa fecha pueden verse alteradas algunas de sus cualidades nutricionales o cambios en su aroma, textura o sabor. «Aún puede consumirse sin riesgo alguno, siempre y cuando se hayan respetado las instrucciones de conservación», indica. Beatriz Robles añade una excepción, los huevos, pues explica que aunque llevan fecha de consumo preferente, no deben consumirse pasada esa fecha.

Aunque esta diferencia parece muy obvia, muchas veces no nos fijamos bien en el etiquetado, y descartamos alimentos que podemos comer sin problemas. «Se calcula que en torno a un 40% de los consumidores no tiene clara la diferencia entre ambas fechas», indica Helena Calvo.

Fecha de consumo preferente

Si hablamos de cuánto tiempo después podemos tomar ciertos alimentos, una vez pasada su fecha de consumo preferente, este margen varía según hablamos de un alimento y otro. Por encima de todo, Robles recuerda que si hablamos de fecha de caducidad, incluso si el producto tiene un estado aparentemente bueno, no debemos consumirlo, pues puede contener patógenos de riesgo. Si volvemos a los alimentos de consumo preferente, Helena Calvo se refiere a las recomendaciones de la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria:

– El pan de molde puede consumirse aproximadamente hasta 15 días después de superar su fecha de consumo preferente.

– Los zumos, los cereales o salsas hasta tres meses después.

– El café, las legumbres, la harina, la pasta, el arroz y muchas conservas que también tienen fecha de consumo preferente serían aptas hasta un año más tarde.

«En estos casos, para saber si podemos consumirlos o no, lo que tenemos que aplicar es la lógica de los sentidos, es decir, si tiene buen aspecto, huele bien y al probarlo tiene buen sabor, podemos consumirlo», añade la profesional.

Cuánto aguanta un producto congelado

Una opción para alargar la vida útil de los alimentos es la congelación. Esta, comenta Beatriz Robles, «detiene el crecimiento de los microorganismos, por lo que el alimento no tendrá problemas de seguridad incluso aunque lo tengamos varios meses en el congelador». Aun así, advierte que su calidad si puede empeorar, pues en la congelación sigue habiendo algunas reacción que lo deterioran, como el enranciamiento de las grasas. Deja una lista con los plazos recomendados de consumo si lo hemos congelado:

– Carne grasa (excepto aves): cuatro meses.

– Carne magra (excepto aves): 12 meses.

– Aves crudas: de seis a nueve meses.

– Pescado blanco crudo: seis meses.

– Pescado azul crudo: tres meses.

«Antes de guardarlo en el congelador es muy recomendable anotar la fecha de congelación para así saber cuánto tiempo lleva el producto congelado, y poder consumirlo dentro de los plazos; una vez descongelado hay que tomarlo en un plazo de 24h», añade la experta de Too Good To Go.

¿Qué pasa con las bebidas?

Por último, ambas profesionales hablan sobre hasta cuándo pueden consumirse algunas bebidas. Indica Helena Calvo que las bebidas como la leche, zumos de fruta o bebidas vegetales tienen fecha de consumo preferente y en estos casos se pueden consumir hasta tres meses después; en el caso del agua embotellada hasta un año después. «Aquí también tendríamos que aplicar la lógica de nuestros sentidos: si tiene buena apariencia, además de buen olor y sabor, no hay duda que podemos consumirlos sin riesgo alguno», dice. Añade Beatriz Robles que si hablamos de bebidas no pasteurizadas, «que solemos ver en el lineal de los refrigerados», estas sí pueden llevar fecha de caducidad. Para terminar, un detalle: las bebidas alcohólicas de graduación superior a 10º y los vinos están exentos de mostrar la fecha de duración mínima.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.