Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasRecomendaciones para calentar nuestra casa sin arruinarnos

Recomendaciones para calentar nuestra casa sin arruinarnos

Recomendaciones para calentar nuestra casa sin arruinarnos

Gastar menos en calefacción sin pasar frío es posible si sabes calentar tu casa de manera eficiente. En la actualidad, sabemos que el ahorro energético es la prioridad de muchas personas. Especialmente, teniendo en cuenta los elevados precios de luz y gas de los últimos meses. Hacer buen uso de la calefacción es importante para ahorrarte sustos en la factura.

Cambiar ligeramente tus hábitos te ayudará a ahorrar en tu factura y reducir tu huella de carbono

Aunque el consumo de la calefacción sea algo estacional, ligado a los meses más fríos del año, la calefacción puede disparar tus recibos de luz y gas en invierno. 

 

Invierte en aislamiento

Las ventanas y puertas de tu casa son vías de escape del calor durante el invierno. Estas fugas disparan hasta un 30% el uso de la calefacción. Es importante contar con un buen aislamiento en tu hogar para evitar que entre el frío de la calle al interior de tu casa.

Recuerda cerrar todas las ventanas y puertas cuando enciendas la calefacción. Además, puedes reforzar estos puntos con burletes o silicona para aumentar el aislamiento. En el caso de las ventanas, instalar ventanales de doble cristal reduce la pérdida de energía hasta un 50%.

En el día a día, recuerda bajar las persianas por la noche para mantener el calor acumulado. Esto te ayudará a ahorrar un par de euros en calefacción.

 

Ventila tu casa a primera hora

Sabemos que abrir las ventanas en invierno y notar el frío de buena mañana no es precisamente apetecible. Pero en realidad, las primeras horas del día son el mejor momento para ventilar tu casa.

Basta con abrir las persianas y ventanas durante unos 10 minutos. Si lo haces a medio día o por la tarde, perderás el calor acumulado durante el día y te costará volver a calentar tu casa.

 

Aprovecha las horas de sol

El sol es una gran estufa natural (y gratuita) que te puede ayudar a calentar tu casa. Reconócelo, ¡cuando vas por la calle en invierno siempre buscas las zonas con sol!

Aplica este mismo hábito en tu hogar. Aprovecha las horas centrales del día en las que el sol es más intenso para abrir las persianas y dejar pasar su calor.

 

Redecora con cortinas y alfombras

Los muebles y hasta el color de las paredes pueden ayudarte a ahorrar energía en calefacción.

Puedes empezar por un cambio sencillo y económico como poner cortinas y alfombras. Las cortinas mejoran el aislamiento térmico en las ventanas. Por su parte, las alfombras te ayudarán a evitar el contacto con el suelo frío que te dejará helado si no te haces con unos buenos calcetines.

 

Usa la calefacción con cabeza

Aunque hay personas más frioleras que otras, existe una temperatura ideal para mantener el confort y ahorrar dinero. En Gana Energía, te recomendamos mantener la temperatura entre los 21 y los 23 grados.

¿Consume menos dejar la calefacción encendida? ¡Error! Mantener la calefacción durante todo el día en realidad es un derroche de energía y de dinero. Lo mejor es apagar la calefacción durante las horas de sueño o cuando no estés en casa.

Entonces, ¿Cuándo y cómo encender la calefacción? Lo ideal es que ajustes los aparatos según tus horarios. Por ejemplo, programa la calefacción para que se encienda 30 minutos antes de llegar a casa.

Además, deberías evitar calentar las habitaciones en las que no haya nadie. Puedes hacerlo cerrando la llave de los radiadores o encendiendo la estufa o aire acondicionado solo en la habitación en la que estés.

 

Cuida tus radiadores

Ya lo decíamos al principio, en invierno empiezas a mirar a los radiadores con otros ojos. ¡Demuéstrales tu agradecimiento por esas tardes cálidas cuidando bien de ellos! Antes de que llegue el frío, purga tus radiadores para extraer el aire acumulado.

 

Purga los radiadores al menos una vez al año y mantén una buena limpieza. La suciedad y el polvo pueden crear una barrera que aumenta el tiempo y energía necesarios para calentar tu vivienda.

 

Pon paneles reflectantes tras los radiadores

Puede que no sea la opción más estética, pero desde luego sí que es un truco para ahorrar energía con la calefacción. Los paneles reflectantes se colocan detrás de los radiadores para dispersar el calor por la habitación y que se caliente antes.

 

¡Abrígate!

Este truco es de los viejos, pero muchas veces se nos olvida. Que pongas la calefacción no significa que tengas que ir en manga corta por casa. Antes de darle al botón de encendido, utiliza ropa de abrigo. Lo ideal para ahorrar es desplazar el uso de la calefacción a los momentos en los que haga mucho frío.

La mejor manera de calentar tu casa sin arruinarte es reducir el uso de la calefacción. Trata de combatir el frío con jerséis, sudaderas y mantas. ¡Y no te olvides de los pies! Hazte con unos buenos calcetines y zapatillas de andar por casa.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.