Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasRenta 2021: cómo incluir los depósitos extranjeros en su declaración

Renta 2021: cómo incluir los depósitos extranjeros en su declaración

Renta 2021: cómo incluir los depósitos extranjeros en su declaración

Los depósitos extranjeros son más rentables que los de marca nacional. Sin ninguna duda. Sólo hace falta ver cómo algunas entidades como Bankia los ofertan en su catálogo al 0%, mientras que bancos como ING los han retirado de su catálogo u otros, como WiZink, han reducido su rentabilidad de forma considerable. Ante este panorama, no es de extrañar que muchos ahorradores se fijen en los depósitos de bancos de Chequia, como J&T Banka, o de Eslovaquia, como Privatbanka, entidades que ofrecen algunos de los depósitos más rentables.

También, algunas ofertas de estados como Italia o Estonia pueden resultar muy atractivas ante los ojos de los ahorradores españoles, ya que ambos países no aplican ningún tipo de retención de impuestos sobre los intereses generados por los depósitos abiertos siempre y cuando el titular del depósito resida en el extranjero.

No obstante, los intereses generados fuera de España sí deberán declararse en la renta del año correspondiente y, a diferencia de los intereses recibidos por los productos de ahorro de marca nacional, las ganancias no aparecerán en el borrador, por lo que deberán introducirse de forma manual, pero ¿cómo se lleva a cabo este proceso?

Si se han obtenido intereses provenientes de cuentas o depósitos extranjeros deberán introducirse en el campo de ingresos íntegros, ubicado en la casilla Intereses de cuentas y depósitos y de activos financieros en general, la cual se podrá hallar dentro del bloque correspondiente a los rendimientos del capital mobiliario.

En caso de haber obtenido cualquier tipo de interés o renta en España, en el borrador de la declaración se podrán hallar estas cantidades dentro de la misma casilla, por lo que se deberán añadir los intereses brutos generados en el extranjero a los beneficios obtenidos en España e incluir la cifra resultante en el borrador.

Los rendimientos obtenidos por un depósito, ya sea nacional o extranjero, tributan ante Hacienda atendiendo a una serie de tramos en función de la cantidad generada. Así, por ejemplo, todos aquellos intereses de hasta 6.000 euros tributarán al 19%, mientras que los 44.000 euros siguientes lo harán al 21%.En caso de haber generado más intereses, toda renta superior a los 50.000 euros tributará con un 23%. No obstante, para las rentas obtenidas en 2021 y en adelante, se añade un nuevo tramo: las ganancias que superen los 200.000 euros estarán gravadas al 26%.

Aunque muchos países no practican retención alguna en los intereses generados en los productos contratados por los clientes extranjeros, algunos otros sí lo hacen. En el mejor de los casos, es posible reducir la tributación al 0% en países como Bulgaria, Bélgica y Eslovaquia, por ejemplo, si se presenta un certificado de residencia fiscal en España para que el país en el que se ha abierto un depósito no practique retención ninguna. No obstante, no en todos los países es posible llevar a cabo esta reducción total. Por ejemplo, en Portugal es posible reducir la retención del 28% al 15%, pero no más allá.

Aunque esto suceda, la obligación de informar a Hacienda sigue vigente. No obstante, es posible evitar esta doble imposición y pagar impuestos dos veces por los mismos intereses si se informa en la casilla de deducciones por doble imposición internacional de las cantidades retenidas en el extranjero.

En lo referente a cuentas y depósitos, sólo si se tienen más de 50.000 euros ubicados en estos productos en el extranjero, se deberán presentar antes del 31 de marzo de 2021 el modelo 720 ante la Agencia Tributaria, justo antes del inicio de la campaña de la renta.

La presentación de este modelo se deberá llevar a cabo sólo si el saldo medio de estos productos a fecha de 31 de diciembre del año anterior o el saldo medio del último trimestre del año superaba en su conjunto los 50.000 euros.

A diferencia de la declaración de la renta, este documento sólo será necesario que se vuelva a presentar si el capital declarado se ha incrementado en más de 20.000 euros.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.