Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasCómo evitar averías en tu coche a consecuencia del frío

Cómo evitar averías en tu coche a consecuencia del frío

Cómo evitar averías en tu coche a consecuencia del frío

El frío incide directamente en el uso del coche y en su estado de conservación. La presión de los neumáticos, las correas, los manguitos del motor, las piezas de goma o los limpiaparabrisas pierden efectividad por debajo de los 10ºC. Estos son algunos de los componentes que se deben revisar antes de la llegada del invierno, pero no serán los únicos.

Durante las épocas más frías del año se eleva la problemática de los «arranques en frío» que son los momentos más críticos que afectan al desgaste prematuro del motor.

El aceite del coche se ocupa de la lubricación y refrigeración del motor, entre otras muchas funciones. En un arranque en frío en invierno, el aceite se vuelve más viscoso y, por tanto, le va a costar más esfuerzo atravesar el medio filtrante donde se tienen que quedar retenidas las partículas nocivas. Si a esto le añadimos un medido filtrante sucio, aumentará la dificultad del aceite para atravesarlo, y con ello las probabilidades de sufrir un desgaste prematuro del motor.

Con la llegada de las bajas temperaturas, surge el riesgo de gelificación del diésel. Por debajo del llamado límite de temperatura de filtrabilidad situado en -7º, se forman cristales de parafina en el combustible que se aglomeran y puede bloquear el filtro de combustible, produciendo problemas en la potencia del motor, problemas de arranque o incluso un fallo en el motor.

Para evitar que estas partículas lleguen al combustible y dañen el motor, es recomendable comenzar el invierno con un filtro de combustible en perfectas condiciones para que la dificultad de filtración no se vea incrementada por un filtro que esté al final de su vida útil y se encuentre al límite de su capacidad de filtración.

Asimismo, el invierno provoca que las ventanas de nuestro vehículo se empañen e impiden la visibilidad del conductor. Para evitarlo, es importante contar con un filtro de habitáculo en perfecto estado que garantice la potencia total de refrigeración y calefacción del sistema de aire acondicionado. Comenzar el invierno con un filtro en perfectas condiciones nos asegura que el interior del vehículo se caliente más rápidamente y así evitamos el empañamiento de las ventanas y la peligrosa película de resplandor o grasa que se puede formar en el cristal y que afecta peligrosamente la visión del conductor.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.