Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasConsejos útiles para ahorrar gasolina

Consejos útiles para ahorrar gasolina

El precio de los carburantes está a precios desorbitados. El pasado 17 de junio, el precio de la gasolina marcó niveles que no se registraban desde hace casi siete años, en octubre de 2014, manteniéndose así la tendencia alcista que comenzó el pasado noviembre. Los datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE) acreditan que la gasolina se vende a una media de 1,367 euros el litro, mientras que el gasóleo lo hace a 1,231 euros, un nivel que se remonta al registrado la semana del 27 de enero de 2020, antes de que estallara la pandemia del coronavirus en España.

Esto quiere decir que la gasolina cuesta un 22% más que hace un año cuando el proceso de desescalada había casi finalizado. Por otro lado, el diésel se ha encarecido un 21% durante este tiempo. Así que, con los precios actuales, llenar un depósito de 55 litros con gasolina cuesta casi 75,20 euros y hacerlo con gasóleo, el precio es de 67,7 euros.

Por esta razón, te vamos a dar una serie de consejos que permitirán, en la medida de lo posible, Un ahorro en la factura de combustible.

Planifica el viaje: No te dejes guiar por la improvisación a la hora de salir de viaje. Si es lunes, aprovecha para repostar, ya que es el día de la semana que resulta más barato hacerlo. Consulta las estaciones de servicio que venden los carburantes a mejor precio y evita repostar en las autopistas o autovías donde tradicionalmente los precios son más elevados. Tampoco lo hagas antes de una operación salida.

Vacía el maletero: Si eres de aquellas personas que tienen la costumbre de viajar con objetos innecesarios en el portaequipajes, sácalos del maletero. No lo utilices como almacén. Lleva solo lo imprescindible y reparte la carga por todo el espacio de manera uniforme. Cada 100 kilos de peso suponen un consumo de combustible extra de alrededor un 6%.

Revisa los neumáticos: El buen estado de los neumáticos y que tengan la presión adecuada repercute en el consumo de carburante, ya que todo el trabajo que realiza el motor se transmite a las ruedas para que el coche avance. Solo que la presión esté 0,5 bares por debajo de los valores recomendados por el fabricante supone un consumo superior del 2% en áreas urbanas y del 4% en áreas interurbanas. Solo deberás superar ligeramente la presión de las ruedas cuando vayas muy cargado, consultando en las tablas técnicas del vehículo. Tampoco debes descuidar que la estructura de los neumáticos no esté dañada y que la profundidad del dibujo de la banda de rodadura es la correcta. Para cerciorarte puedes recurrir al truco de la moneda. Si introduces un euro y se puede ver la parte dorada, deberás cambiar el neumático.

Circula a una velocidad uniforme: Una conducción manteniendo una velocidad constante y evitando acelerar bruscamente, repercutirá en tu bolsillo. El consumo de gasolina o de gasóleo es más bajo cuanto más uniforme es la velocidad. Por lo tanto, evita frenar, acelerar y cambiar de marcha si no es necesario. Es preferible que utilices marchas largas y a bajas revoluciones siempre que puedas.

Arranca con suavidad: No pises el acelerador al arrancar el coche. Esta práctica, es perjudicial para nuestro vehículo.

No abuses del aire acondicionado: El aire acondicionado utiliza un compresor acoplado a la correa del motor para funcionar. Para hacerlo, consume energía y, por lo tanto, gasolina o gasóleo. La mejor recomendación es ser prudente y utilizarlo únicamente cuando toca.

Vigila el mantenimiento: Realizar las revisiones según las normas y los plazos que indica el fabricante, te ayudará a reducir el consumo de combustible.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.