Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasLa banca endurece sus parámetros de riesgo para dar créditos tras la Covid

La banca endurece sus parámetros de riesgo para dar créditos tras la Covid

La banca endurece sus parámetros de riesgo para dar créditos tras la Covid

La banca ha comenzado a cubrirse las espaldas frente a la llegada de una ola de mora el próximo año como consecuencia de la crisis de la Covid-19. Las principales entidades financieras del país han endurecido los criterios de concesión de crédito tanto a particulares como a empresas, tal y como confirman fuentes de varios de los bancos más importantes del país. Ya en los primeros meses de la pandemia las entidades financieras realizaron pequeños ajustes en su control de riesgo, pero tras el verano estos han sido aún mayores y han afectado directamente a los parámetros de gestión. 

Los nuevos ajustes se habrían realizado en el proceso de ‘big data scoring’, o lo que es lo mismo, el primer filtro que superan los clientes a la hora de solicitar un préstamo en una entidad financiera. En función de la cuantía que se requiera, hay algunas solicitudes que se pueden aprobar automáticamente si el solicitante cumple determinados requisitos, evitando que sea el departamento de riesgos el que haga el análisis de la documentación. Este primer filtro es precisamente el que ahora se ha endurecido, haciendo que operaciones que hasta este momento eran consideradas como de bajo riesgo deban ser analizadas de forma más pormenorizada, lo que podría llevar a una reducción del flujo de capital.

En concreto, y de acuerdo con fuentes internas de tres entidades financieras,  tendrían que ver, sobre todo, con la inclusión en el colectivo de más alto riesgo de algunas profesiones, colectivos o sectores laborales que hasta ahora no eran considerados como tal. Es el caso de los autónomos -uno de los colectivos que más está sufriendo el golpe de la pandemia- y las empresas y trabajadores de sectores como el transporte de viajeros, autopistas, la hostelería o el turismo, también gravemente impactados por la enfermedad.

Más allá del sector de actividad en que se está empleado el prestatario, también influyen a la hora de pasar este filtro otros datos cuantitativos, como la finalidad del crédito, la nacionalidad y la existencia o no de otros productos financieros destacados, y cuantitativos, como los ingresos mensuales, la declaración de bienes y patrimonio del solicitante o la edad. Cada uno de estos puntos recibe un peso específico a la hora de hacer la evaluación que varía levemente en función de cada entidad, una especie de ‘fórmula de la Coca-Cola’ que la banca se muestra celosa a la hora de definir.  

El cambio más relevante es el que tiene que ver con las ocupaciones, pero no es el único que se ha producido en los parámetros del ‘scoring’ de las entidades financieras en las últimas semanas y que ha llevado a un endurecimiento de las exigencias para conceder crédito tanto a empresas no financieras como a hogares. Cada entidad ha introducido pequeños cambios en su estructura, incluyendo modificaciones en el peso de algunos de estos factores, y alterando así los resultados esperados por parte incluso de los propios trabajadores del sector. 

Objetivo: evitar un aumento de la mora

Fuentes del sector bancario justifican estas modificaciones como una “mejora de los modelos de riesgo” con los que cuentan, cuyo fin es evitar que la morosidad que ya se espera para el próximo 2021 se vuelva aún mayor. En este sentido se manifestaba el presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), José Manuel Campa, este mismo lunes al manifestar que “debemos estar preparados para abordar el probable gran aumento de los préstamos morosos”. “El sector bancario de la Unión Europea hasta ahora ha sido resiliente, pero hay desafíos por delante“, afirmaba, palabras que utilizan desde la banca para apoyar estas modificaciones en pro de la seguridad del sistema financiero. 

“Tenemos que evitar que la crisis económica que estamos viviendo se convierta en una crisis financiera”, afirman desde una de las principales entidades. “Hay que ser cuidadosos con los riesgos, estudiarlos todavía mejor de lo que lo hacíamos antes. No podemos permitirnos fallar y aumentar la mora, nos debilitaría a nosotros y al sistema”, señalan desde otro de los principales bancos del Ibex. Ahora, el deterioro de las perspectivas macroeconómicas amenaza con volver a endurecer estos criterios y cortar el grifo de la liquidez. 

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.