Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasLa FAO advierte de los riesgos de consumir insectos

La FAO advierte de los riesgos de consumir insectos

La FAO advierte de los riesgos de consumir insectos

Los insectos son una fuente de proteína sostenible y económica, y cada vez están más cerca de formar parte de la dieta de ciudadanos de todo el mundo. Aunque todavía hay quienes desconfían de esta alternativa, sobre todo las poblaciones occidentales, donde su ingesta es menos habitual. 

Lo cierto es que en la Unión Europea no puede comercializarlos cualquiera si su venta está dirigida al consumo humano. Antes  debe presentarse una solicitud de autorización de nuevos alimentos o de notificación para productos tradicionales de terceros países, tal y como señala la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN).

En enero de 2021, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) publicaba la primera evaluación de seguridad de un insecto como nuevo alimento, concretamente la referida al conocido como gusano de la harina. Estos controles son necesarios en la regulación de nuevos alimentos en Europa, ya que el asesoramiento científico respalda la toma de decisiones a la hora de posibilitar la comercialización de estos productos en el mercado europeo.

También porque el consumo de insectos, al igual que ocurre con el resto de los alimentos, no está exento de riesgos. Estos son los más habituales, según un informe reciente de la FAO (Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura): 

Riesgos nutricionales

Los productos a base de insectos pueden presentar riesgos alérgenos potenciales para los consumidores, en particular para aquellos que son alérgicos a los crustáceos debido a la reactividad cruzada.

Riesgos biológicos

Los microbios patógenos de los insectos se consideran inofensivos para humanos, pero pueden transportar microorganismos perjudiciales para la salud, especialmente en condiciones higiénicas mal controladas. Según los expertos, este riesgo parece bajo, pero es una cuestión que requiere de mayor investigación. 

Especies bacterianas se han asociado con los insectos comestibles y, aunque los riesgos asociados con los virus transmitidos por los alimentos por consumir insectos comestibles son bajos, se cree que pueden ser vectores potenciales. También se han relacionado diferentes especies de hongos con la microbiota que se encuentra en la superficie del cuerpo o intestino de insectos comestibles; y los genes de resistencia a los antimicrobianos (RAM) son una preocupación emergente, ya que pueden afectar a la salud de los humanos. 

Riesgos químicos

Los insectos criados en residuos agrícolas pueden estar expuestos a micotoxinas, productos para la protección de cultivos como pesticidas y otros peligros químicos
como metales tóxicos y dioxinas. Además, si se utiliza estiércol de ganado y aves de corral para la cría de insectos, pueden estar expuestos a antimicrobianos y pesticidas. 

Existen otras sustancias que también preocupan a los especialistas, como los retardantes de llama, las dioxinas y los aceites minerales. También están en el punto de mira los antimicrobianos y su uso para el tratamiento de infecciones microbiológicas y parasitarias de insectos para comestibles, información sobre la cual existe poca bibliografía.

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.