Plaza de Santa María, 2, Mérida       924 38 71 78
InicioUltimas NoticiasUno de cada cuatro españoles pagó tarde sus facturas en 2020

Uno de cada cuatro españoles pagó tarde sus facturas en 2020

Uno de cada cuatro españoles pagó tarde sus facturas en 2020

La crisis económica derivada del covid-19 ha puesto contra las cuerdas a millones de familias, hasta tal punto de que la reducción de ingresos les ha impedido pagar a tiempo las facturas básicas del hogar.

Al menos, eso asegura un estudio publicado por el proveedor de servicios de gestión de crédito Intrum, que ha analizado la capacidad de pago de los consumidores en toda Europa. Y según sus datos, una cuarta parte de los españoles no pudo cumplir a tiempo con sus obligaciones de pago durante 2020, como consecuencia de la reducción de ingresos por la pandemia y la incertidumbre económica.

Según explica la compañía, “este retraso en el pago de recibos viene motivado no solo por el hecho de que el 43% de los españoles haya visto mermados sus ingresos a raíz del covid-19, sino también por la incertidumbre económica. Las previsiones para España no son nada halagüeñas y los consumidores son conscientes de ello. Este escenario macroeconómico se traslada a la microeconomía y hace que los españoles antepongan el pago de unos recibos u otros”.

El estudio detalla que los consumidores priorizaron el pago de las facturas esenciales durante el confinamiento, como Internet o los servicios básicos del hogar (luz, agua…), para lo que destinaron prácticamente todos sus ingresos. De hecho, destaca que un 33% de los consumidores apenas dispuso de un 10% de sueldo su para pasar el mes tras hacer frente a todos sus compromisos de pagos, frente al 25% registrado de media en Europa. Y uno de cada dos se quedó con el 20% de su salario. Tan solo el 12% asegura que tenía disponible entre el 35% y el 50% de sus ingresos tras pagar todas las facturas.

“Este escaso margen de maniobra para afrontar imprevistos no solo aumenta el porcentaje de españoles que se retrasan en sus facturas, sino que, de ellos, casi 4 de cada 10 (36%) lo tomen como un hábito y el 64% restante alegue que se trata de un hecho puntual”, aclara Intrum.

Con todo, el estudio sitúa a España entre los países europeos donde los consumidores son más puntuales a la hora de hacer frente a sus compromisos de pago, en línea con Países Bajos y por delante de Francia, Italia, Bélgica, Suecia, Finlandia, Irlanda o Portugal. En cambio, países como Alemania y Dinamarca registran mejores números que España. Estonia es el único país de la UE donde menos de un 20% de los consumidores se ha retrasado en el pago de las facturas, mientras que Grecia es el único donde más de la mitad de los hogares ha incumplido los plazos.

A pesar de que España es uno de los países más cumplidores en Europa, el estudio alerta de que muchas familias temen no tener ingresos suficientes como para afrontar los pagos esenciales una vez que terminen las medidas que se han puesto en marcha en los últimos meses para mitigar el efecto de la crisis económica derivada del coronavirus en los colectivos más afectados. Por ejemplo, las moratorias hipotecarias o las ayudas al pago del alquiler.

“En los próximos meses está previsto que finalicen los periodos de carencia y los españoles prefieren actuar con cautela en sus presupuestos. Una vez que no se puedan posponer pagos como el de la hipoteca, un 18% de los españoles está convencido de que en los siguientes seis meses no podrá cubrir gastos esenciales como las facturas de servicios básicos, tres puntos porcentuales por encima de la media europea”, aclara Intrum, que añade que “si se analiza el tipo de facturas que se han cubierto en 2020 con este periodo de carencia, se percibe la importancia de este tipo de ayudas, pues el pago de la vivienda, los recibos de luz, agua o electricidad y la tarjeta de crédito, descubiertos o préstamos personales han sido los pagos que los españoles han cubierto con periodo de carencia”.

En este escenario de incertidumbre, los españoles se encuentran entre los consumidores europeos más precavidos a la hora de contraer nuevas deudas, a pesar de los bajos tipos de interés. Según el estudio, los más reticentes a la hora de apalancarse en un momento de inestabilidad como el actual son los portugueses (82%), seguidos de húngaros (78%), polacos (76%), rumanos (76%) y españoles (74%), empatados con los griegos (74%). En cambio, los más predispuestos a pedir financiación son los lituanos, los belgas y los daneses. 

Facebooktwitter
Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.